Enviar
Alpízar y Michael festejaron


Cristian Williams
[email protected]

El de ayer no fue un domingo cualquiera para los jugadores del Deportivo Saprissa, pero sobre todo para dos de ellos, que sin duda alguna cerraron con broche de oro la temporada.
Alejandro Alpízar vivió un campeonato diferente, fue figura de su equipo, se encontró con el gol, es el máximo anotador de la temporada y ahora piensa en la selección nacional.
Pero también fue presa de las lesiones, una de ellas que lo dejó fuera de las canchas por dos meses y le privó de jugar la final de la CONCACAF ante el Pachuca de México.
“Estoy muy contento, es una temporada que no podré olvidar, tuve de todo un poco, pero nunca bajé la cabeza y hoy puedo celebrar. Ser campeón es una gran alegría y ser el goleador del campeonato lo es más”, externó el delantero saprissista.
El otro caso es el volante de marca Michael Barrantes quien llegó desde el banquillo a sentenciar la serie con el tanto que le dio la victoria a Saprissa al minuto 82 de juego.
Lejos del protagonismo que gozaba en Puntarenas, Barrantes pasó a un segundo plano, pero cuando Jeaustin Campos lo necesitó siempre estuvo a la altura de las circunstancias.
Por eso al final del juego corrió en busca del balón porque desea conservarlo como un grato recuerdo del día que hizo su primer gol en un clásico y que además le dio el título a Saprissa.
“Me dejo el balón y no lo quiero soltar. Para toda la familia, es el gol más importante de mi carrera, sólo pensé en la afición y en que lo que queríamos. Ayer me acosté con el pensamiento de festejar y se logró", contó el mediocampista.
Según Barrantes, hay claves que no se pueden dejar de lado en el plantel. "El equipo estaba mentalizado en sacar la victoria para cerrar el título de la mejor manera y eso reflejó lo que somos. La lucha, los deseos, el pundonor de todos".
Ver comentarios