Alex Solís: “No pueden cobrarme que soy hermano de Ottón”
“No estoy quemado. Es cierto que he sido militante del PLN durante años, pero no soy responsable por las acciones en las que ha incurrido Liberación Nacional”, dice Alex Solís, candidato a la secretaría del PLN. Gerson Vargas/La República
Enviar

Candidato a secretario del PLN planea renovación

Alex Solís: “No pueden cobrarme que soy hermano de Ottón”

Lamenta que Liberación haya sido timorato para tomar decisiones y denunciar la corrupción

En menos de un mes, el PLN escogerá a las nuevas autoridades del partido.
Alex Solís, excontralor de la República y hermano de Ottón Solís, es uno de los candidatos a ocupar la secretaría general.
Aunque el político reconoce que Ottón es enemigo político del partido que él desea dirigir, “esto no es argumento válido en mi contra, pues mi compromiso con el PLN es claro”, afirma.
En ese sentido, Alex sostiene que hace más de diez años, cuando Ottón decidió fundar el PAC, él prefirió no irse con la familia y por el contrario, se quedó en las filas verdiblancas.
Una renovación para retomar el rumbo, es lo que propone Alex Solís, quien espera convencer a la dirigencia verdiblanca.

¿Por qué desea ser secretario del PLN?

201501142249510.n22.jpg
Pretendo que recuperemos la identidad del partido, volver a tener claro qué es Liberación Nacional, qué lo define y qué lo diferencia de los demás. Esto significa a su vez, definir y programar para el país que queremos. Esta propuesta es la que determinará que una persona apoye a Liberación, en lugar de cualquier otra agrupación.
Asimismo, tengo la experiencia, los conocimientos y el temperamento para conducir a este partido por la senda de la renovación que muchos militantes desean.

Usted habla de renovación, pero usted es una persona con una larga trayectoria en el PLN, ¿representa usted ese cambio?
No estoy quemado si usted se refiere a eso. Es cierto que he sido militante del PLN durante años, pero no soy responsable por las acciones en las que ha incurrido Liberación Nacional.
Mi vida ha estado ligada a la academia y a la investigación y nunca he sido ministro ni he ocupado un cargo público en representación del PLN.

¿A cuáles acciones se refiere?
Hay varios temas. Por ejemplo, para nadie es un secreto que se ha dado un debilitamiento en la agenda moral del PLN.
Cuando hemos tenido el poder en nuestras manos y dirigido el país, la agenda social ha sido debilitada, cuando la principal labor de una agrupación política es trabajar por el bienestar de las personas en áreas tan variadas como la salud, la educación y la vivienda.
No podemos quedarnos con la prédica de que Costa Rica es ingobernable, eso no lo merece el PLN. Este partido nació para resolver problemas, señalar los errores y tomar decisiones para el beneficio de todos.

Usted es hermano de Ottón Solís, fundador del PAC y enemigo político de Liberación Nacional, ¿cree que ese detalle afecte sus aspiraciones políticas?
Me siento muy orgulloso de ser un Solís Fallas, asimismo, creo que este aspecto no tendrá ninguna incidencia en la elección del secretario general.
Cuando Ottón fundó el PAC hace más de diez años, este servidor fue el único de los hermanos Solís que decidió quedarse en Liberación Nacional y eso demuestra mi compromiso con el país y con este partido al que amo. Los asambleístas no pueden cobrarme que soy hermano de Ottón, no es un argumento válido en mi contra, pues no quise ayudar a mi familia a fundar un nuevo partido político.

¿Representa usted a alguna tendencia a lo interno de Liberación?
Represento a todos los liberacionistas que quieren un cambio tras las elecciones, represento a los liberacionistas que ven con preocupación cómo otros países como Panamá, construyen metros y carreteras, mientras que nosotros tenemos ocho años sin poder resolver el problema de la platina.
La política del “no se puede” se ha enquistado y Costa Rica no merece que sigamos por esa senda.

¿Corre peligro el PLN de desaparecer si no hace un alto en el camino y retoma el rumbo?
Frente a quienes hablan del ocaso de Liberación, desde nuestras trincheras, alzamos la voz y proclamamos a los cuatro vientos, que tal premonición es simplista y falta de fundamento.
Esta crisis es una gran oportunidad para rectificar, renovar y reposicionar al partido, no como un fin en sí mismo, sino como un medio para luchar por el bienestar de la gente, de las personas.

Esteban Arrieta
earrieta@larepublica.net
@earrietaLR

Ver comentarios