Alemania sacó colmillo
Bastian Schweinsteiger ingresó a pocos minutos del final y puso el segundo gol alemán que mató cualquier aspiración ucraniana. MARTIN BUREAU-AFP/LA REPÚBLICA
Enviar

201606122134470.rec-29-1.gif
La Selección de Alemania no es invencible, por el contrario, es ordenado de la media hacia arriba, pero su zaga es lenta y frágil.
Los teutones presentaron sus credenciales de candidato al título y sufrieron para anotarle dos goles a un combativo equipo de Ucrania que tuvo para abrir el marcador en varias oportunidades, pero pecó por su inocencia.
Y es que los ucranianos no tuvieron miedo. Incluso le faltaron el respeto a su rival, colocándole hasta seis elementos amarillo y azul dentro del área, que rondaban como pirañas.
No obstante, su mordisco no fue letal.
El Mannschaft, que aspira a romper el empate con España y situarse como única selección con cuatro títulos continentales, no necesitó grandes derroches de talento, sino hacerse con la posesión (63%) y esperar a que el viento soplase a favor. Y sopló.
Al 19' Mustafi ganó por los aires un centro de Kroos de tiro libre, el duelo lo ganó justamente y venció el más fuerte. Cabezazo y adentro.
A pesar de que algunos alegan que tener la posesión del balón es ser “futbolísticamente” superior, el partido demostró lo contrario.
Ucrania si acaso tenía el balón unos pocos minutos y estaba más cerca la igualada que el segundo alemán.
La revolución ucraniana puso un alto al fuego en la segunda mitad y el campeón del mundo se dispuso a jugar en serio.
Al 89' Löw hizo debutar a Schweinsteiger, peso pesado de la selección germana que llegó a Francia tocado en una rodilla, y este convirtió en gol su primera oportunidad al 93'.
En otro encuentro, el inaugural precisamente el viernes anterior, Francia decepcionó, sin embargo, un gol tardío de Payet le dio la victoria 2-1 sobre Rumanía.
La segunda jornada se jugó el sábado. Suiza venció por la mínima a Albania y Gareth Bale abrió el marcador para que Gales derrotara 2-1 a Eslovaquia en el primer partido en la historia de la Eurocopa para los dragones.
La jornada sabatina culminó con el enfrentamiento entre Rusia e Inglaterra. Literalmente fue un enfrentamiento, una guerra brutal en las calles de Marsella en donde “hooligans” ingleses y ultras rusos iniciaron una batalla campal fuera del estadio y al finalizar el partido dentro del estadio. El partido dividió honores, 1-1.
Ayer Croacia le ganó 1-0 a Turquía, y Polonia en un partido discreto también derrotó con una anotación a Irlanda del Norte.

Ver comentarios