Alemania aprovecha las ventajas de no abandonar el euro
Enviar
Alemania aprovecha las ventajas de no abandonar el euro

Para Alemania, rescatar a sus vecinos para salvar el euro es pagar un precio que vale la pena.
Alemania cosecha las recompensas de la disciplina que impuso a su economía durante los 10 últimos años luego de que la reunificación de 1990 desaceleró el crecimiento e hizo que se apodara al país “el enfermo” de Europa. El euro impide que los Gobiernos devalúen para crecer, por lo que Alemania redujo los costos laborales mientras las economías desde España hasta Grecia optaron por acumular déficits presupuestarios sin precedentes y permitieron que aumentaran los costos del empleo.

El resultado ha acrecentado la ventaja comercial de Alemania respecto de la periferia sur de la economía de la región del euro. La mayor economía de Europa se volvió un 13% más competitiva en relación con sus vecinos en los 11 años hasta 2009, lo que refleja declinaciones similares en España y Grecia, según un indicador basado en salarios que creó el Banco Central Europeo.
Los beneficios son evidentes en el desempeño de Siemens, la mayor empresa de ingeniería de Europa. Desde 2001 ha registrado $29 mil millones en costos de reestructuración, según estimaciones de Morgan Stanley. Esa eficiencia contribuyó a impulsar las ventas europeas de Siemens a un 41% en 2009, mientras que eran de 32% en 2004, e hizo que su margen operativo superara el de General Electric Co., Alstom SA y ABB Ltd.
Los exportadores han generado este año un aumento del índice DAX de 3,9%: las acciones de Siemens tuvieron un alza del 18% y BMW, que el miércoles aumentó su pronóstico de ganancias, trepó 32%. Los índices de referencia de España y Grecia han perdido 14 y 29% respectivamente, y el Promedio Industrial Dow Jones de Estados Unidos ha bajado un 0,6%.
“Cuando se habla con las empresas, se tiene la sensación de que son muy optimistas en relación con sus ganancias y expectativas”, dijo Stefan Moeckel, gerente de fondos de WestLB Mellon Asset Management en Dusseldorf, Alemania, que administra unos 40 mil millones de euros. Dice que el DAX puede llegar a 7 mil este año.
El máximo responsable ejecutivo de Commerzbank AG, Martin Blessing, dijo el 8 de julio que Alemania está creciendo a un ritmo más rápido que lo anticipado. Deutsche Bank AG pronostica que la economía alemana se expandirá un 2% este año, más que Francia, Italia y España.
Aún hay que convencer a los votantes alemanes de las ventajas del euro en momentos en que cargan con el mayor peso de los salvatajes que acordaron los gobernantes este año para rescatar la moneda. El 51% de los consultados en una encuesta que publicó el diario de venta masiva Bild el 30 de junio pidió un regreso al marco alemán; en marzo de 2008, la tercera parte que quería abandonar el euro.
El motivo de su irritación es que Grecia y otras de las llamadas economías periféricas “violaron las reglas” del euro al vivir por encima de sus posibilidades, dijo Joerg Kraemer, economista jefe de Commerzbank en Fráncfort. De los 610 mil millones de euros que prometieron los Gobiernos, Alemania podría tener que pagar 170 mil millones de euros.
Si bien Kraemer dice que abandonar el euro “no está en la agenda”, uno de los economistas jefes globales de Morgan Stanley, Joachim Fels, ha dicho que eso puede cambiar. Las expectativas inflacionarias pueden acelerarse si los inversores cuestionan el compromiso de los gobiernos con la disciplina fiscal, dice, dando lugar a que Alemania repiense su situación de miembro.
Una salida de Alemania “no es de ninguna manera una posibilidad a corto plazo”, dijo Fels en una entrevista de Bloomberg Television del 18 de mayo. “Es una clara posibilidad a más largo plazo”.
Alemania hasta puede beneficiarse del abandono del bloque, dijo Christopher Smallwood, de la consultora de inversión Capital Economics Ltd., que tiene sede en Londres. Un nuevo marco alemán podría apreciarse lo suficiente como para reducir el superávit comercial del país, bajando los precios y obligando al Gobierno a impulsar la demanda interna, dijo en un informe del 11 de julio.
“El gran superávit externo, del que los consumidores alemanes no obtienen ninguna ventaja, se traduciría en un mayor gasto público y de los consumidores”, dijo Smallwood. “El nivel de vida de los hogares alemanes experimentaría un importante aumento”.
La concentración de Alemania en las exportaciones y su disciplina presupuestaria han atraído las críticas del multimillonario inversor Soros, que dice que el país debería comprar más productos a otros países y afirma que Alemania es “el principal protagonista” de la crisis de Europa. “Alemania pone en peligro a la Unión Europea”, dijo Soros en Berlín el 23 de junio.

Berlín


Ver comentarios