Alcanzar la cima es posible para las mujeres
“Se necesita ser asertiva y reaccionar cuando alguien trata de limitarte por ser mujer”, afirmó Flora Solera, vicepresidenta senior de Sykes para América Latina. GERSON VARGAS / LA REPÙBLICA
Enviar

Ejecutivas líderes de multinacionales  brindan sus recomendaciones

Alcanzar la cima es posible para las mujeres

Ser más asertivas, delegar e invertir en    nosotras mismas son algunos consejos

Alcanzar puestos de dirección en empresas del más alto nivel es posible para las mujeres.
Ciertamente no es fácil, pues tradicionalmente la mujer tiene más responsabilidades en el hogar, por lo que el reto de balancear la vida familiar y laboral es mayor que para los hombres.
Sin embargo, hay mujeres que han alcanzado la cima y comparten las experiencias adquiridas en su camino al éxito con las lectoras de LA REPÚBLICA.
Se trata de Flora Solera, vicepresidenta Senior de Sykes para América Latina, y Daphne Brookens, vicepresidenta de Operaciones de Western Union Costa Rica.
Ser más asertivas y no tener miedo a liderar, aprender a delegar e invertir en nosotras mismas son parte de los consejos para las nuevas generaciones que inician su vida profesional.
Por otra parte, es fundamental que las mujeres nos apoyemos, pues a veces somos nosotras mismas a quienes más nos cuesta aceptar el liderazgo femenino.

FLORA SOLERA

¿Qué barreras ha tenido que enfrentar en su carrera por ser mujer y cómo las superó?
Se necesita ser asertiva y reaccionar cuando alguien trata de limitarte por ser mujer.
Tenemos un alto porcentaje de mujeres líderes en Sykes, así que ya hay una cultura de sensibilidad de género en nuestra organización.
Quizás tenga que ver con que yo soy mujer y me aseguro de que tratemos a todos con igualdad, sea hombre o mujer.

¿Cómo balancear las responsabilidades laborales y la vida familiar?
Tenemos que aceptar que la perfección no existe, no se puede ser la perfecta ejecutiva, jefe, madre y esposa.

201503082306490.n11.jpg
Hay que ser muy organizada, muy disciplinada y muy recursiva.
Por ejemplo, poner en el calendario los compromisos familiares y que sean igual de importantes que uno laboral.
Lo más importante es tener recursos que ayuden y delegar.
Si no educamos a nuestras familias a ser colaboradoras y queremos ser la mujer maravilla, nos va a afectar.
Las nuevas generaciones tienen que aprender a alcanzar este balance.

¿Qué patrones ha identificado en las mujeres que trabajan con usted que podrían estar limitándolas a superarse profesionalmente?
La falta de confianza en sí mismas.

¿Cómo se resuelve eso?
Estudiando, leyendo, aprendiendo, llevando cursos, teniendo ambición de crecer.
El mejoramiento continuo es extremadamente importante.
Necesitamos estar enfocadas en ser cada vez más hábiles, porque el nuevo régimen laboral es de mucha velocidad, de mucha tecnología, de muchos procesos innovadores.

¿Alguna vez le han dicho que es muy directa o mandona?
Definitivamente, no estaría en esta posición si no fuera tan fuerte.
Se necesita ser directo y consistente, en la manera en que maneja su equipo.
Yo impulso a mis líderes a tomar decisiones y ser directas cuando se comunican, porque es una industria muy difícil en la que decidimos trabajar y no se puede ser débil.
También se necesita mucho rigor, no se pueden empezar las reuniones tarde y hay que cumplir con los tiempos prometidos.
Cuando somos inconsistentes como mujeres, se crea un problema.

¿Qué diferencias ha encontrado entre el liderazgo femenino y el masculino?
Las mujeres estamos muy acostumbradas a hacer muchas tareas a la vez, eso nos hace ser muy recursivas y ayuda mucho cuando estás manejando ambientes muy dinámicos.
Aunque cuento con hombres que pueden tener características muy femeninas y mujeres que pueden tener características muy masculinas.

DAPHNE BROOKENS

¿Qué barreras ha enfrentado en su vida profesional?

201503082311290.n111.jpg
“Lo más discriminatorio que he escuchado en mi vida laboral no ha venido de los hombres, sino de las propias mujeres”, señaló Daphne Brookens, vicepresidenta de Operaciones de Western Union. GERSON VARGAS / LA REPÙBLICA
Muy joven empecé a notar que tenía que posponer oportunidades laborales que me habría gustado explorar porque no era el momento apropiado a nivel personal.
En retrospectiva, el impacto de esas decisiones en mi carrera profesional ha sido mínimo, y balancear las responsabilidades laborales y personales me ha hecho una líder más fuerte.

¿Cómo balancear la vida personal y la profesional?
A veces hay que inclinarse más hacia la vida personal y otras hacia la profesional, depende de cuál es su prioridad en el momento.
Tener un círculo de apoyo es muy importante, especialmente cuando se tiene un trabajo muy exigente.
Si usted es la única encargada de la limpieza de la casa, del cuidado de los hijos y además tiene un trabajo, el camino al éxito es más difícil porque esas responsabilidades para una persona son complejas.

¿Ha sido difícil para su equipo aceptar que tiene como jefa a una mujer?
Antes de tomar este trabajo alguien me preguntó si sería difícil liderar un equipo compuesto principalmente por hombres, fue muy interesante, porque a un hombre no le habrían hecho esa pregunta si fuera a liderar un equipo de mujeres.
No pretendo que no haya un sesgo, o que las personas no están preocupadas porque una mujer está liderando una organización, pero trato de no enfocarme en ello.


¿Se ha sentido discriminada en su vida laboral por ser mujer?
Un tema frecuente que he escuchado en mi vida laboral, es a mujeres que dicen que odian trabajar para una mujer porque las jefas se sienten amenazadas.
Este tipo de afirmaciones es muy perjudicial para el avance que hemos alcanzado las mujeres y me lastima de manera personal.
Como jefe nunca me he sentido amenazada por una empleada mujer o un hombre, porque creo que su éxito es mi propio éxito.
Si las mujeres dejaran de decir eso, alcanzaríamos un progreso significativo.

¿Qué consejos podría dar a mujeres jóvenes que inician su vida profesional?
Ser más asertiva, honesta y directa sobre las cosas que quiere hacer y las que no.
Trabajen en mejorar sus habilidades de comunicación y hagan que su voz se escuche.
Busquen retos diferentes, porque eso es lo que las va a impulsar profesionalmente, eso les va a dar fuerza y una voz en su trabajo.

¿Qué diferencias existen entre el liderazgo femenino y el masculino?
Las mujeres tienden a escuchar más cuando lideran y buscan consenso para tomar una decisión.
Cuando usted es la jefa, ejercer la autoridad es una función muy importante, hay que crear consensos y que las personas trabajen en equipo, pero alguien tiene que tomar decisiones.

¿Qué patrones ha identificado que siguen las mujeres en el trabajo que podrían estar haciendo mejor para crecer profesionalmente?
Desde que llegué a Costa Rica me han dicho que soy muy directa.
Aunque no me gusta el adjetivo de mandona, las mujeres que están empezando su carrera deben usar sus habilidades para comunicarse y estar orgullosas, en lugar de avergonzadas, de tener una voz y una opinión.
Ser directa y asertiva te hace más exitosa. Eso no significa ser grosera, pero en un ambiente laboral no hay mucho tiempo para andar por las ramas.

201503082306490.n1111.jpg

Natalia Chaves
[email protected]
@nataliachavesb

 

 

Ver comentarios