Al decir “emprendedurismo”, un emprendimiento muere
Enviar

“Cada vez que una persona dice la palabra “emprendedurismo”, un emprendimiento muere”, es algo que comenté hace unos años, luego de escuchar este concepto en múltiples charlas.

Fue inevitable parafrasear una frase similar de la película “Peter Pan”, con el fin de resumir el constante uso del término, similar a la alta incidencia en la mortalidad de los emprendimientos, y la relación que existe entre los problemas de comunicación y el impacto de los programas que apoyan a los emprendedores.

El mundo del emprendimiento o de las “startups”, ha traído consigo una ola de nuevos conceptos que es importante conocer y aplicar correctamente. 

Aún más, por aquellas personas encargadas de orientar los recursos e inversiones que se dan en este campo, ya que el uso adecuado y homogéneo de los conceptos permite una mejor comunicación entre los emprendedores y los actores que interactúan en el ecosistema.

Una de las palabras más empleadas a la hora de hablar sobre crear nuevos negocios en Costa Rica, es “emprendedurismo”.

Este término proviene de una traducción errónea de la palaba “entrepreneurship” del idioma inglés (emprendimiento), aunque hay quienes afirman que la traducción equivocada provino de la palabra “entrepreneur” del francés (emprendedor), ya que fueron economistas franceses quienes en el siglo XVIII comenzaron a aplicar el término para referirse a personas que realizaban actividades empresariales y no solo a los aventureros o exploradores, como hasta entonces se hacía.

El término correcto que debe ser empleado es “emprendimiento”, cuyo significado fue incluido en la 23° Edición del diccionario elaborado por la Real Academia Española y que explica este término como “la acción y efecto de emprender (acometer una obra)” y “la cualidad de emprendedor”. Sin embargo, el significado de la palabra aún no es consensuado y es sumamente relativo a cada economía, por lo que su interpretación sigue en debate.

¿Es innovar? ¿Es coordinar recursos? ¿Crear nuevas empresas? ¿O tomar riesgos en general? Un emprendimiento es un proyecto que conlleva riesgos y que busca aportar valor a un elemento del entorno.

Esto es aplicable a la creación de una empresa, así como a actividades dentro de una corporación o institución, y también se puede asociar a los procesos de investigación y desarrollo. Eso nos da una gran lista de emprendedores, que, reconocidos o no como tal, están realizando un trabajo con el fin de cambiar su entorno y mejorarlo. 

Al final del día, la mortalidad de estos esfuerzos es alta, sin embargo, podemos ayudar a reducirla empezando con una comunicación asertiva que filtre los recursos importantes dentro del “mar de información” y le acorte el camino al emprendedor en el proceso de comprender todos los nuevos conceptos que llegan día con día. Sabemos que para el desarrollo de nuevos negocios no tenemos precisamente una falta de recursos, los hay y en abundancia.

El reto, es su comunicación, coordinación y medición; tres elementos que ameritan unificar la aplicación de conceptos que sean comprensibles por cada uno de los actores involucrados en el ecosistema, en especial para los emprendedores y para quienes destinan recursos en el desarrollo de nuevos proyectos.

Sin duda quedan muchas necesidades por resolver, pero por ahora, una acción pequeña es emplear correctamente los términos.

Emmanuel Gutiérrez
Coordinador de Proyectos

Yo Emprendedor
4101-8194

[email protected]
 



Ver comentarios