Airbus impulsó fusión Alcatel-Nokia
Representantes de Nokia, Alcatel y el gobierno francés se negaron a dar detalles de cómo se unificó el acuerdo. Bloomberg/LA REPÚBLICA
Enviar

Airbus impulsó fusión Alcatel-Nokia

Philippe Camus, presidente del fabricante de equipos de telecomunicaciones de Alcatel-Lucent, viene sugiriendo desde hace tiempo que su empresa y sus rivales se beneficiarían con una consolidación similar a la que se propagó en el sector de fabricación europea de aviones una generación atrás. Pronto descubrirá si tiene razón.
Camus, que hace 15 años supervisó la combinación de empresas francesas, alemanas y españolas que actualmente se conoce como Airbus Group NV, será instrumental en la creación de un coloso similar en las telecomunicaciones.


El miércoles, Nokia Oyj anunció que pagará $16.600 millones en acciones por Alcatel, creando un nuevo líder en el mercado global de redes inalámbricas con fuerza como para enfrentar a los agresivos competidores chinos.
Para Camus, de 66 años, el acuerdo fue la culminación de meses de una delicada diplomacia de ida y vuelta. Llegar a un acuerdo significó conciliar las necesidades de dos empresas con orgullosos historiales de innovación e independencia obteniendo a la vez el apoyo del gobierno francés, que desconfiaba de perder a un actor importante en la alta tecnología.
“Como suele decir Philippe Camus –no todos los campeones europeos pueden ser franceses”, dijo el máximo responsable ejecutivo de Alcatel, Michel Combes, el miércoles en una conferencia de prensa en París. “Nokia parecía ser la mejor oportunidad” para Alcatel.
Lideradas por Combes y su homólogo de Nokia, Rajeev Suri, las empresas venían manteniendo conversaciones intermitentes desde hacía más de un año cuando las discusiones comenzaron seriamente en septiembre pasado. Ambos equipos consideraron que era el momento indicado para comenzar a debatir acuerdos, según los ejecutivos involucrados.
Esta nota se basa en las declaraciones públicas de los máximos responsables ejecutivos y en entrevistas con más de media docena de individuos que participaron en las negociaciones y pidieron no ser identificados hablando de deliberaciones que fueron privadas. Representantes de Nokia, Alcatel y el gobierno francés se negaron a dar detalles de cómo se unificó el acuerdo.
El avance de Huawei Technologies Co. de China perturba al sector desde hace varios años, destacando la necesidad de una consolidación. No obstante, hasta hace aproximadamente un año, una reestructuración en ambas empresas había mantenido a los gerentes ocupados, y ninguna de las partes quería negociar desde una posición de debilidad.
Cuando el programa de recortes de empleo de Combes, apodado “plan cambio”, comenzó a rendir frutos y Nokia concluyó su paso de los teléfonos a las redes, las discusiones serias pudieron comenzar. Inicialmente se centraron en la venta del negocio inalámbrico de Alcatel a Nokia, pero ambas partes enseguida pudieron ver los méritos de una fusión total.
Vender la unidad inalámbrica habría dejado a Alcatel como un actor de nicho dedicado a redes de líneas terrestres.
Las enormes inversiones y la investigación necesarias para competir con Huawei y Ericsson AB de Suecia en sofisticadas redes móviles de quinta generación pusieron en evidencia la necesidad de una mayor escala.

Bloomberg
 


Ver comentarios