Enviar
• Existen pocos instrumentos para ayudar a los padres a costear los pagos escolares

Ahorro educativo sin incentivos fiscales

• Estímulo no está contemplado ninguna ley

A las puertas de una reforma fiscal es un buen momento para promover incentivos a los fondos de ahorro escolares y otros instrumentos que impulsen la educación de los niños y jóvenes.
En países como Estados Unidos, Canadá y México existen planes de ahorro e inversión destinados a la educación que permiten a los padres que están pagando la educación de sus hijos deducir esos gastos de los impuestos a declarar.
“En Costa Rica no existe el incentivo de ahorro para estudio u otros fines. El próximo proyecto de ley sería un buen momento para incentivar este tipo de ahorro a través de reducciones directas o créditos al impuesto sobre la renta”, dijo Carlos Camacho, presidente de Grupo Camacho.
En Costa Rica, a pesar de que en promedio un año de educación privada en secundaria puede costar $9 mil solo en mensualidades, hay pocas opciones para que los padres ahorren ese dinero y mucho menos incentivos del fisco.
“Es importante sin embargo destacar que el ahorro para educación al igual que el ahorro en general es un tema que implica adicionalmente un cambio cultural, los ticos en su gran mayoría tenemos poca o mínima cultura de ahorro. Por eso cualquier proyecto que se promueva debe ir acompañado de una estrategia nacional de educación financiera y ahorro”, dijo William Salom, presidente de Grupo Interamericano.
Dentro del portafolio de productos bancarios que se podrían usar para estos fines están las cuentas de ahorro programado que ofrecen varias entidades como Scotiabank, el Banco Popular, MUCAP, entre otros, y son básicamente cuentas de ahorro con una tasas preferenciales dado que el cliente se compromete a aportar una cuota mensual fija y no sacar el dinero en un plazo determinado.
También existen algunos fondos de inversión que se pueden utilizar con ese fin. “Nosotros contamos con fondos de inversión, los cuales a largo plazo tienen un rendimiento mucho mejor que la mayoría de instrumentos financieros tradicionales. Adicionalmente, no es necesario comprometerse con un solo fondo, ya que se puede crear un portafolio de inversión con instrumentos de diferentes niveles de riesgo y retorno, según el perfil y objetivos del cliente”, dijo Oscar Ferraro, gerente senior de Productos de Scotiabank de Costa Rica.
Las entidades educativas conocen de las pocas opciones de financiamiento por lo que ofrecen en muchos casos incentivos para los padres.
“Aplicamos descuentos al tercer hijo, que van desde el 15% al 18% aproximadamente dependiendo del nivel del hijo menor. Si hay pago adelantado, el descuento ronda el 6%”, dijo Ana María Gutiérrez, directora admisiones del Colegio SEK.
También en las universidades existen opciones de financiamiento mediante letras de cambio, pero ninguna con fondos de ahorro previos al ingreso.
Por eso tome en cuenta que si quiere invertir en la educación sea primaria, secundaria o universitaria de sus hijos puede hacerlo solamente mediante instrumentos de inversión gravados o planes de ahorro tradicionales, mientras no se hagan cambios para incentivar fondos de ahorro educativos privados.


Ver comentarios