¿Ahora qué? Brexit se enfrenta a dos años de duras negociaciones
Foto Bloomberg
Enviar

Los votantes británicos optaron por salir de la Unión Europea (UE), generando al menos dos años de amargas negociaciones. A continuación, una hoja de ruta de lo que vendrá.

¿Cuánto tiempo permanecerá David Cameron? El primer ministro dijo este viernes por la mañana que permanecerá en su cargo al menos tres meses para “estabilizar el barco”. El Reino Unido debería tener un nuevo líder cuando su partido se reúna para su conferencia anual en octubre y el próximo primer ministro debería ser quien comience las negociaciones formales con la UE.

¿Qué ocurrirá ahora? Cameron viajará a Bruselas la semana próxima para informar a los líderes de la UE sobre la situación del Reino Unido. Los otros líderes nacionales querrán saber qué clase de relación quiere tener el Reino Unido con la UE. Previamente, los seis miembros fundadores del bloque se reunirán en Berlín el sábado. También podría haber una reunión de emergencia de ministros de Finanzas durante el fin de semana. Cameron dijo el viernes que no activará el inicio del proceso de secesión conforme el Artículo 50 del tratado de la UE. Se encargará de hacerlo el próximo primer ministro.

Una vez puesto en marcha el Artículo 50, el Reino Unido tiene formalmente dos años para negociar su salida del bloque.

¿Quién encabezará las negociaciones? Lo más probable es que el sucesor de Cameron sea uno de los líderes de la campaña a favor del Brexit, como el ex alcalde de Londres, Boris Johnson o el secretario de Justicia, Michael Grove. Su presencia puede endurecer la postura de otros gobiernos de la UE.

¿Qué tipo de acuerdo quiere el Reino Unido? Todavía no está decidido y es algo que la campaña a favor de una salida no podía responder en forma definitiva durante su campaña vencedora. Tres temas en particular estarán en la mira de inversores y ejecutivos: ¿qué nuevo acuerdo regulará el comercio anual por $575.000 millones entre el Reino Unido y el resto de la UE? ¿En qué condiciones podrán las compañías del Reino Unido acceder al mercado único de la UE de $13,6 billones? Y, ¿podrán los bancos con domicilio en el Reino Unido, seguir haciendo negocios en el resto de la UE?

¿Qué ofrecerá la UE? La política interna tendrá su incidencia y los líderes, desde Helsinki hasta Atenas, quizá no quieran otorgar un acuerdo favorable con acceso amplio al mercado para el Reino Unido porque eso correría el riesgo de alentar movimientos anti-EU similares en sus propios países. La respuesta se dividirá en gran medida en dos bandos: el enfoque pragmático alemán probablemente reconocerá que el Reino Unido necesita seguir siendo un socio comercial importante; los franceses liderarán otro grupo conforme el cual la salida no debería ser fácil y los países de afuera no merecen las mismas condiciones favorables que los miembros de la UE.

¿Qué quieren los bancos? Las entidades de servicios financieros tienen una larga lista de preocupaciones pero la más importante es el “passporting”. Es el régimen legal que permite a un banco con domicilio en un país de la UE hacer negocios en cualquier otro. Sin él, los prestamistas internacionales probablemente deberán trasladar operaciones sustanciales fuera del Reino Unido hacia Fráncfort, Dublín, París u otros centros.

¿Qué quieren los empleadores? Los operadores de cadenas como Whitbread Plc, grupos de alojamiento como InterContinental Hotels Group Plc y minoristas como J Sainsbury Plc dependen considerablemente de trabajadores europeos: casi tres cuartas partes de los trabajadores en el sector hotelero en Londres son extranjeros.

¿Qué quiere la industria? El acceso al mercado es la gran incógnita que pende sobre los fabricantes británicos. Antes del referéndum, compañías que van desde Diageo Plc hasta Rolls-Royce Plc advirtieron sobre las consecuencias de quedar marginadas de la UE, el destino de 44%, es decir unos 223.000 millones de libras, de las exportaciones del Reino Unido. Las exportaciones a China sólo equivalen a 16.000 millones de libras.

¿Qué quieren los productores agrícolas? Los productores agrícolas aprovechaban mejor que nadie a la UE. Aproximadamente 40% del presupuesto del bloque se destina a los complejos subsidios de la Política Agrícola Común. Los productores agrícolas británicos recibieron el año pasado 3.100 millones de euros ($3.500 millones) en pagos directos. Otros 5.200 millones de euros son asignados al Reino Unido para proyectos de desarrollo rural hasta 2020.

La campaña a favor de una salida dijo que “los subsidios continuarán” después de Brexit, porque el Reino Unido podrá redirigir los pagos que hace actualmente al presupuesto de la UE. Pero como todos los demás aspectos del paisaje del Reino Unido post-EU, será objeto de una legislación futura, y el gobierno del Reino Unido enfrentará muchas otras demandas a nivel de su presupuesto.



Ver comentarios