Enviar
CNP e IDA son llamados a retomar su papel protagónico dentro de la economía nacional, a pesar de que en algún momento se pensó en cerrarlos
Agro enfrenta reacomodo ante crisis de alimentos

• Entidades dependerían de otros presupuestos en los años venideros para continuar con el Plan de Alimentos que pretende realizar el Gobierno
• Alrededor de ¢8.750 millones invertirán ambas instituciones este año para incentivar el cultivo de granos básicos

Natasha Cambronero
[email protected]

La política estatal implementada durante los últimos 20 años, la cual favoreció una economía basada en la importación de granos básicos en lugar de su cultivo y que es uno de los factores que provocaron la crisis de alimentos actual que sufre el país, ha ocasionado la necesidad de un reacomodo en el sector agropecuario.
En ese sentido, entidades que en el pasado fueron cuestionadas debido al poco aporte que generaban al desarrollo agrario nacional, hasta el punto que en algún momento incluso se pensó en cerrarlas, ahora resurgen como parte de
las esperanzas para mejorar la situación del agro costarricense.
Se trata del Consejo Nacional de la Producción (CNP) y el Instituto de Desarrollo Agrario (IDA), las cuales deberían enfrentar un profundo reajuste para tomar la batuta del sector.
La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) considera que la clave del éxito para que el país pueda salir avante en la crisis de alimentos que vive se encuentra en los pequeños agricultores.
“Siempre en momentos críticos se debe apostar a los pequeños agricultores. Esa es la gente que responde mejor a los movimientos de mercados, apostar ahí creemos que es la mejor forma para que un país como Costa Rica pueda garantizar la alimentación que se necesita”, dijo Ian Cherret, de FAO Centroamérica.
Ambas instituciones serían parte del motor que reactivaría los cultivos de arroz, maíz y frijol en el país.

Por tal motivo, de los ¢6.584 millones que el Gobierno destinará por medio de un presupuesto extraordinario a la crisis de alimentos, ¢3.750 millones serán para el CNP.
Dichos fondos se invertirían en la reparación de plantas de almacenamiento y secado de semillas y granos que la entidad tiene en Barranca y Liberia.
“Un porcentaje muy alto (¢3 mil millones) va para la modernización de las plantas de procesos, principalmente lo que tiene que ver con el procesamiento de semilla y el funcionamiento de la planta del grano comercial”, dijo Rosa Miriam Murillo, subgerente general del CNP.
Murillo agregó que “con esto no solamente se mejorarían los procesos de secado, sino que también se modernizaría todo lo que son silos, los procesos internos, el acondicionamiento de granos”.
Mientras que los restantes ¢750 millones se utilizarán en el pago de los operarios de las plantas que serían utilizadas para importaciones de granos.
De igual forma, aunque los fondos no han sido otorgados a la entidad, el CNP está invirtiendo de sus recursos alrededor de ¢32 millones en la infraestructura operativa en Liberia y Barranca.
Una vez que el decreto del presupuesto extraordinario para el Plan de Alimentos sea publicado en La Gaceta y los fondos entren a las arcas del CNP, esta institución sacaría a concurso la licitación para los arreglos de las plantas de almacenamiento y secado, por lo cual se espera que en marzo del próximo año esté lista la adjudicaci
ón.
Sin embargo, esta entidad necesitaría de presupuesto adicional para no seguir cargando con el déficit financiero que la viene acompañando desde hace años; de lo contrario, seguiría viviendo penurias.
“Estamos buscando fuentes de ingresos que puedan solventarnos la situación que se está viviendo; es algo con lo que nosotros estamos lidiando, manifestó Murillo.
Por su parte, el IDA programó ¢5 mil millones de su presupuesto para incentivar e incrementar entre sus parceleros el cultivo de granos básicos.
De esos recursos, en mayo se les asignaron ¢1.097 millones para insumos, fertilizantes y semillas necesarias para la producción de maíz, frijol y arroz.
De igual forma, para la segunda temporada —que se iniciaría a finales de año— se pretende incrementar a 4 mil las familias que cultiven sus propios granos.
No obstante, los continuos aumentos en el precio del petróleo y por ende en sus derivados, como los fertilizantes, que en los últimos tres meses han subido en un 300%, han propiciado que dentro del IDA se piense en buscar nuevas alte
rnativas de fertilizantes biológicos.
“La posibilidad de comprar insumos se ha hecho muy difícil, tuvimos que pensar en construir una estrategia utilizando otros paquetes tecnológicos orgánicos, por lo cual convocamos a los expertos para que nos ayuden a construir una estrategia de granos básicos orgánicos y que vayan dirigidas a buenas prácticas agrícolas”, dijo Carlos Bolaños, presidente ejecutivo del IDA.
Los paquetes que se entregan a los parceleros no son reembolsables, pues lo que se pretende es que las familias pongan s
us tierras y que el Instituto Agrario les brinde los materiales necesarios para producirlos.
Dichos paquetes serán manejados por el Banco Nacional, entidad que se encargará de dárselos a los beneficiarios, esta medida se aplicó principalmente para controlar los fondos y que no haya dineros adjudicados indebidamente.
“Este banco va a manejar todos los recursos y a distribuir los insumos a los productores que nosotros hemos seleccionado previamente”, afirmó Bolaños.
Sin embargo, los fondos con que cuenta la entidad para aumentar las áreas cultivadas con granos, son solo para este año, ya que después de los cuestionamientos en los que se vio inmersa en el pasado por la adjudicación indebida de tierras, la Contraloría General de la República le recortó el presupuesto.
De ese modo, el IDA dependerá de las auditorías hechas por el ente contralor para continuar en los años venideros con este plan.
“Esperamos que para 2009 y 2010 tengamos también el rompimiento de límites de gastos y con ello ir incrementando año con año en un 25% el número de hectáreas cosechadas”.
Ver comentarios