Enviar
Desplome de proyectos inmobiliarios en las zonas costeras provocó la salida de 20 mil trabajadores de este sector durante 2008
Agro acoge a desempleados de la construcción

• Sector agrícola ha prescindido de mano de obra inmigrante ante la fuerte demanda de nacionales
• Cultivos como melón, sandía y mango solo ofrecerán empleo hasta finales de mayo o abril, por lo que la situación podría complicarse

Natasha Cambronero y Karen Retana
[email protected]
[email protected]

La caída en el desarrollo de proyectos inmobiliarios, principalmente en las zonas costeras, ha desatado un fuerte desempleo en este sector; sin embargo, la industria agrícola está acogiendo gran parte del personal.
El golpe que la difícil situación financiera internacional le propició a la actividad inmobiliaria ha generado que en los últimos seis meses unas 16 mil personas perdieran su trabajo y se estima que durante todo 2008 la cifra superaría las 20 mil.
Sin embargo, la actividad agrícola se ha convertido en la tabla de salvación para buena parte de los desocupados. De julio a la fecha y producto de la llegada del tiempo de cosecha de piña, melón, arroz, mango y cítricos, se han generado más de 5 mil nuevos puestos de trabajo.
“Al quedar mucha gente libre en construcción se fue a agricultura, durante el primer semestre del año pasado sufrimos un déficit de mano de obra para recoger las cosechas, pero ahora con el desempleo que se está dando en construcción tenemos mucho personal disponible”, aseguró Alvaro Sáenz, presidente de la Cámara Nacional de Agricultura y Agroindustria.
En años anteriores los productores agrícolas necesitaban firmar contratos con los trabajadores hasta 90 días antes, situación que ya no es necesaria ante la mayor oferta de operarios.
En el caso de los productores de melón, este año cuentan con decenas de solicitudes de trabajo y más bien no pueden absorber a todos los interesados, mientras que hace unos años el panorama era a la inversa.
Asimismo, la merma en la construcción ha propiciado que no sea necesario contratar inmigrantes.
“Para contratar personal para las cosechas hacíamos los contactos desde agosto y noviembre, pues en gran cantidad eran nicaragüenses, ahora con la baja en construcción completamos las contrataciones con costarricenses y nos sobran solicitudes de personas que buscan empleo”, afirmó Eliécer Araya, presidente de la Cámara Nacional de Productores y Exportadores de Melón.
Otros cultivos que se ven beneficiados son el de la caña, sandía y naranja, los cuales generarían empleo este principio de año, ya que las cosechas son temporales.
En el caso de la caña, este año no se vieron en la necesidad de contactar por medio del Ministerio de Trabajo personal extranjero, ni de flexibilizar los requisitos de entrada por la sobredemanda de empleo que están reclamando los nacionales. Mientras que en otras regiones del país, como en San Carlos, los productores de caña sustituyeron el trabajo manual por el mecánico.
“Los representantes de la Liga de la Caña anunciaron que en esta temporada no habría faltantes para la corta de la caña y lo mismo está pasando con el café, aunque desgraciadamente son cultivos estacionales, algunos de ellos terminan entre abril y mayo”, comentó Jaime Molina, vicepresidente de la Unión Costarricense de Cámaras y Asociaciones de la Empresa Privada (Uccaep), quien agregó que ahora ocurre el fenómeno inverso.
En el caso del cultivo del café para la recolección de esta cosecha no hubo faltante de mano de obra, lo que hace suponer que esta vino de otros sectores como por ejemplo la construcción, comentó Eric Thormaehlen, presidente de la Cámara de Exportadores de Café.
Sin embargo, por haber finalizado la recolección en diciembre, ya no se requerirá mano de obra en las fincas hasta julio o agosto de este año para las zonas de maduración temprana.
La demanda de personal en el agro se está dando principalmente en Guanacaste y el Pacífico Central, regiones donde ha mermado el desarrollo de proyectos inmobiliarios.
En la Cámara de la Construcción no se cuenta con datos sobre la movilidad laboral; no obstante, los representantes indicaron que en la práctica mucho obrero no calificado se ha trasladado a las fincas a pedir trabajo.
“Unos 800 mil metros cuadrados en proyectos no arrancaron, eso significa un 15% de los metros cuadrados que se construyen en este país cada año”, aseveró Rodrigo Altmann, presidente de la Cámara.


Ver comentarios