Logo La República

Domingo, 16 de diciembre de 2018



NACIONALES


Agricultores se resisten a cultivos orgánicos

Jeffry Garza [email protected] | Viernes 12 febrero, 2016

“Los agricultores tradicionales huyen de las técnicas orgánicas por temor a las capacitaciones”, señaló Isidro Gómez, propietario de la finca orgánica Santa Cecilia, ubicada en Dota. Esteban Monge/La República




La creciente demanda, así como las cadenas especializadas de distribución, podrían impulsar a varios agricultores a ampliar la producción orgánica.
En cuanto a los beneficios, en este momento se comercializa la comida verde, y no solo en varias cadenas de supermercados; mientras la agricultura orgánica permite obtener cosechas variadas en una misma huerta.
La cantidad de las ferias orgánicas por su parte ha crecido, incluso la Feria El Trueque, en San Cayetano, que inició en 2015, se suma a otras como Kilómetro Cero en Avenida Escazú, y la Feria Verde, en Aranjuez.
Además, desde 2014 se promueven los cultivos orgánicos a través de asesorías técnicas y transferencia de tecnología, a cargo del Ministerio de Agricultura y Ganadería, con la meta de crecer en 1.550 hectáreas en cuatro años, por lo que se incluyeron 2 mil productores en los programas de apoyo logístico del MAG.
Sin embargo, hasta la fecha, pocos agricultores están convencidos de los beneficios de transformar sus cultivos de esta forma, de acuerdo con el último Censo Nacional Agropecuario.
De 2,4 millones de hectáreas dedicadas a la siembra, solo unas 8 mil —apenas el 0,3%— se destinan a este tipo de cultivo, ya que el proceso de transición de un huerto tradicional en uno orgánico es cara, al tener que eliminar los rastros de cultivos anteriores, que se contaminaron con herbicidas y plaguicidas.
“Las transiciones pueden durar hasta tres años y se necesita pagar certificaciones, lo que puede ser poco atractivo para algunos productores”, dijo Rocío Aguilar, gerente del Programa Nacional de Agricultura Orgánica.
Existe por otra parte la dificultad de lidiar con la fertilización, las plagas y los insectos, con los productos orgánicos y no químicos.
“Los agricultores tradicionales huyen de las técnicas orgánicas por temor a las capacitaciones”, dijo Isidro Gómez, de la finca orgánica Santa Cecilia de Dota.
También está el costo de la certificación de orgánico, que ronda $600, aparte de otros gastos como las inspecciones.