Alejandra Esquivel

Alejandra Esquivel

Enviar
Jueves 12 Febrero, 2015

Al menos en mi radar no encuentro alguien presidenciable para 2018


Agonía

¿Cual es la verdadera razón por la que Luis Guillermo Solís ganó las elecciones 2014? Para mí por dos motivos base: 1. No había por quién votar; 2. buscábamos un cambio positivo para el país. Esperanzados (o ingenuos), esperábamos ganar comprando ese boleto de la lotería.
Versa la canción que “no hay peor agonía que la que es de paso en paso”. Si bien me parece que hemos agonizado por años (incluso antes de doña Laura), también creo que con el Gobierno actual seguimos pegados a un respirador artificial que agrava el dolor de los espectadores. Claramente la eutanasia ni siquiera es una posibilidad. Solo tenemos una ruta: “Encontrar la salida”.
Costa Rica no soporta prolongar esta agonía si es que realmente queremos seguir siendo la Suiza centroamericana, lo cuál, desde luego, necesariamente nos demanda disminuir la tasa de desempleo, mejorar nuestros indicadores de desigualdad y pobreza, desarrollar infraestructura aeroportuaria competitiva, atraer mayor y mejor inversión extranjera directa, con la debida articulación de esfuerzos para que las externalidades positivas de toda índole producto de esos negocios se queden en nuestro país. El tema de institucionalidad lleva años sobre la mesa. El impulso de energías limpias sigue estando en su etapa de “planeación” y no de “ejecución”.
Costa Rica tiene recursos de alta valía que no hemos sabido explotar. El modelo de crecimiento de países emergentes no se ha enfocado solo en el oro negro; un buen ejemplo es Israel, que solo tiene capital humano/ “mentefactura”, con lo que se ha convertido en un país líder mundial en innovación. Si tuviéramos realmente una visión de largo plazo, mínimo nos estuviéramos codeando con los países emergentes de Occidente.
Diagnosticar enfermedades es la parte menos complicada para un gerente y su equipo. Teóricamente los políticos de este país deberían tener perfectamente mapeada la situación actual de Costa Rica en todos sus frentes.
Los resultados requeridos, aunque generalmente tienen una razón de ser que respalda su planteamiento, son menos fáciles de alinear cuando se definen en función de una visión país integral de corto-mediano-largo plazo y de la consecución de un punto de quiebre entre una situación actual de agonía y un escenario esperado alentador de cara al impulso que necesita un país como Costa Rica.
Marcar la ruta crítica a seguir para el alcance de objetivos es la verdadera pregunta del millón de dólares: ¿cómo materializar el punto de quiebre que necesitamos?
José María Figueres dijo “sí me gustaría” ser presidente de Costa Rica. No faltan especulaciones de que al igual que se enfrentaron por la presidencia de su partido, Figueres y Arias se enfrenten nuevamente en el camino a las elecciones 2018.
Los dos son personas muy preparadas; no desestimo sus capacidades intelectuales actuales a pesar de que nos hayan quedado debiendo en el pasado, al no poder guiar este país hacia un modelo de crecimiento sostenible por “50 años”... Al menos en mi radar no encuentro alguien presidenciable para 2018 y sería lamentable que de nuevo tengamos que elegir al menos malo. Costa Rica merece mejores escenarios.
No es demasiado pronto para definir cómo lo vamos a lograr. Si seguimos divagando en solo lo que queremos alcanzar: no vamos a llegar a ningún lado.

Alejandra Esquivel G.