Iris Zamora

Iris Zamora

Enviar
Lunes 22 Febrero, 2016

 El “Poder” se ejerce con testosterona, punto. ¿La progesterona queda excluida?

Aggiornamento vs testosterona

En su encuentro con los obispos mexicanos, el papa Francisco los confrontó. “Si tienen que pelearse, peléense; si tienen que decirse las cosas, digan pero a la cara…” Se refería el Papa al conflicto que existe en México, entre la jerarquía eclesiástica: conservadores y promotores del cambio.
El diputado Guevara, en CR le decía al Presidente de la República, no a la cara, sino en el Plenario Legislativo, que debía visitar a un urólogo (¿?) para que le administrara testosterona. Además de irrespetuoso, mostró su concepción ideológica (machista) del ejercicio del poder. 1- El “Poder” se ejerce con testosterona, punto. ¿La progesterona queda excluida? 2-La discusión sobre la cantidad correcta de testosterona que se debe tener para ejercer el cargo de presidente, la exige el diputado Guevara, cuando se trata de cuestionar el nombramiento de una mujer. No lo hemos escuchado reclamar conteo o nivel de testosterona, cuando se trata de nombramiento de hombres.


Mientras en Costa Rica la testosterona es motivo de noticia en todos los medios, y supongo que será la primera pregunta que harán al mandatario a su regreso de Guatemala; en México, el papa Francisco pide perdón a los indígenas, visita una cárcel, condena el narcotráfico, invita a los jóvenes a tener esperanza, habla de pobreza, de exclusión, llamó a “la migración forzada, una tragedia humana” oficia una misa, a pocos metros de la frontera con Estados Unidos.
El tema de la migración abordado desde el odio, la persecución y la discriminación en la campaña electoral republicana, en EE.UU., obliga al papa Francisco a decir a los periodistas, en el avión que lo lleva a Italia, que Donald Trump no es cristiano.
Francisco: “México necesita obispos servidores. No príncipes, sino una comunidad de testigos del Señor, que no pierdan el tiempo en habladurías e intrigas, ni se dejen corromper por el materialismo trivial”. Quizá, si cambiamos dos palabras, en vez de obispos, políticos; y en vez de México, Costa Rica…
En el Palacio Nacional habló de una política “auténticamente humana”, apuntó “Cada vez que buscamos el camino del beneficio de unos pocos, la vida en sociedad se vuelve un terreno fértil para la corrupción, el narcotráfico, la exclusión, la violencia”.
En Juárez, en el encuentro con trabajadores y empresarios su discurso fue lapidario. “La mentalidad reinante en todas partes propugna la mayor cantidad de ganancias posibles a cualquier tipo de costos, y de manera inmediata. No solo provoca la pérdida de la dimensión ética de las empresas, sino que olvida que la mejor inversión que se pueda realizar es invertir en las personas… Dios pedirá cuentas a los esclavistas de nuestros tiempos”.
Mientras en Costa Rica, las alocuciones del papa Francisco quedan ocultas, para los medios más influyentes, entre el horario de la oficina de la diputada Ligia Fallas, o las groseras declaraciones de un diputado que confunde urólogo, con endocrinólogo;… la Iglesia; la Humanidad pacta hacia su aggiornamento ineludible.