Enviar
Aflora tensión entre Moscú y Londres


Moscú
EFE

Rusia y el Reino Unido protagonizaron ayer un nuevo episodio de tensión diplomática, después de que Moscú tachara de “provocación premeditada” la negativa de Londres a cerrar filiales regionales del British Council, al que los rusos acusan de llevar a cabo actividades ilegales.
“La parte británica ha incumplido la exigencia de suspender a partir del 1 de enero de 2008 el funcionamiento de todas las filiales regionales del BC” (organismo promotor de la cultura británica en el mundo) en Rusia, informó el Ministerio de Exteriores ruso en un comunicado.
La Cancillería tachó de “provocación premeditada, que busca aumentar la tensión en las relaciones ruso-británicas”, la negativa del Reino Unido a cerrar las filiales del BC en San Petersburgo y Yekaterimburgo, que, según Rusia, operan al margen de la ley. Por esta razón, el embajador británico en Moscú, Tony Brenton, fue citado por segunda vez en los últimos seis meses —la anterior estuvo vinculada con el asesinato del ex agente secreto Alexandr Litvinenko— a la sede de la Cancillería rusa.
Rusia advirtió de que, a la vista de que su llamamiento ha sido ignorado, se verá obligada a adoptar “una serie de medidas administrativas y legales en línea con la práctica internacional”.
Entre esas medidas, la Cancillería mencionó la reclamación de la deuda tributaria del BC en San Petersburgo y la negativa a prorrogar y conceder visados a los nuevos colaboradores de los consulados generales en esas dos ciudades rusas.
Además, amenazó con extender esas “sanciones” a la sede central del BC en Moscú e instó a Londres a abstenerse de tomar “la senda de la confrontación”.

Ver comentarios