Afganas buscan su velo virtual de Internet
Las mujeres afganas obtuvieron derechos y protecciones legales en la última década. Las mujeres ahora conforman el 27% del parlamento del país y han comenzado a ingresar a las fuerzas policiales. AFP/La República
Enviar

Afganas buscan su velo virtual de Internet

 A metros de una polvorienta calle no asfaltada cercana a la Universidad de Kabul, la compañía de software de Roya Mahboob está diseñando una plataforma Web que permitirá a las mujeres afganas crear contenido desde su casa aun cuando los militantes talibanes vuelvan al poder y restrinjan sus derechos.
“Me hago más invisible en la sociedad” mientras que “me hago más visible” en Internet, dijo Mahboob, de 26 años, graduada en ciencias de la computación en la Universidad de Herat, refiriéndose a su táctica para hacer frente a la oposición en un país que podría sufrir una gran agitación política luego de que partan las tropas de combate internacionales a fin de este año.


Esconderse detrás del velo electrónico de Internet no es una posibilidad para Zarghuna Sherzad, de 46 años, socia de Jahan Guldozi, una fábrica de bordados que emplea a veinte mujeres y está ubicada a unas tres millas (5 kilómetros) de la oficina de Mahboob en Kabul.
“Crecí en medio de la guerra y viví tiempos muy difíciles en el pasado”, dijo a través de un intérprete en su fábrica, recordando que, en la época en que los talibanes gobernaban Afganistán antes de la invasión estadounidense de 2001, soportó golpizas sólo por usar sandalias que dejaban sus pies a la vista. “Siempre rezo para que ese régimen no se repita”.
Las mujeres como Mahboob y Sherzad corren el riesgo de perder las libertades que conquistaron desde que Estados Unidos y sus aliados derrocaron a los talibanes, que se basaron en su interpretación fundamentalista del Corán para prohibir que las niñas fueran a la escuela y que las mujeres salieran de su casa. Esas conquistas ya están bajo presión conforme las fuerzas de combate internacionales se aprestan a partir a fin de este año.
“Aun cuando vuelvan los talibanes, aun cuando comiencen los combates, las mujeres pueden recibir educación online,”, dijo Mahboob, antes de hacer una pausa para reconocer un posible punto débil de sus planes.
“Si empiezan los combates, no sé si habrá Internet”, añadió.
“La inseguridad podría aumentar en el plano provincial y eso podría limitar la libertad de las mujeres, en particular sus movimientos en lo que hace a su participación política en las provincias y a sus empresas”, dijo Nilofar Sakhi, directora ejecutiva del Centro Internacional para el Desarrollo Económico de las Mujeres Afganas de la Universidad Estadounidense de Afganistán.
Las mujeres afganas obtuvieron derechos y protecciones legales en la última década. Las mujeres ahora conforman el 27% del parlamento del país y han comenzado a ingresar a las fuerzas policiales. Un decreto firmado por el presidente Hamid Karzai en 2009 por primera vez convirtió en delito la violación, mientras que también prohibió la violencia contra las mujeres, el matrimonio infantil, el matrimonio forzado y la negación del derecho a la educación y el trabajo.
Esos logros son tentativos, dijo el Grupo Internacional de Crisis en un informe de octubre, “Las mujeres y el conflicto en Afganistán”. El decreto firmado por Karzai aún no fue ratificado por el Parlamento, donde los legisladores conservadores lo calificaron de anti-islámico, dijo la agrupación. La nueva ley electoral del país propone reducir el cupo de parlamentarias mujeres de 25% a 20%.

Bloomberg


Ver comentarios