Enviar
Viernes 4 Mayo, 2012

Aeropuerto 2025

Concuerdo con don Carlos Denton en su columna del 11 de Abril, donde señala que “la cultura del no”, lejos de proponer, cuestiona y obstaculiza toda iniciativa de desarrollo de infraestructura en nuestro país. Están los que se oponen de oficio y la mala costumbre de ver las cosas en un corto plazo.
Costa Rica en lo regional y mundial compite, no obstante vemos a países como Panamá realizar una inversión aeroportuaria importante, y no podemos quedarnos atrás. Es vital un consenso para entender que invertir en infraestructura aeroportuaria es una prioridad para el desarrollo del país.
Me resisto a aceptar la tesis conformista de que no se puede realizar obra pública de manera eficiente y oportuna. ¿Qué hacemos? ¿Nos quedamos cruzamos de brazos? O actuamos responsablemente haciendo frente a las necesidades que el país requiere para su adecuado crecimiento.
La infraestructura aeroportuaria es un instrumento de desarrollo que el país requiere para ser más competitivo, y en el CETAC decidimos actuar como funcionarios y ciudadanos responsables. Por eso venimos planificando de acuerdo con el entorno regional y mundial, los proyectos aeroportuarios que el país necesita en el corto, mediano y largo plazo, tomando en cuenta las proyecciones de demanda y capacidad.
El proyecto de un nuevo Aeropuerto Metropolitano, nace de las actualizaciones y propuestas de Planes Maestros del Aeropuerto Juan Santamaría, que desde hace tres décadas han recomendado su traslado, en virtud de las proyecciones de tráfico aéreo y de pasajeros que se estima en más de 10 millones para el año 2025.
De no construirse este nuevo aeropuerto, el país vería perdido el esfuerzo en promoción turística de los últimos años, al ser imposible la construcción de una segunda pista en el Juan Santamaría, ya que esta se ubicaría casi llegando a Ojo de Agua para poder mantener la separación necesaria con la actual, sumado a los obstáculos orográficos del valle.
Tenemos claro que un aeropuerto moderno es una herramienta de desarrollo donde lo importante no es el aeropuerto en sí, si no las actividades económicas que se derivan de esa infraestructura producto de la hotelería, los servicios de carga, centros de distribuciones y de logística.
Aspiramos a un “Aeropuerto Ciudad”, ligado a un Modelo Multimodal de transporte que vincula la ciudad con autopistas, trenes y puertos. Entendiendo que un aeropuerto puede ser un generador de riqueza concebido dentro de un modelo de desarrollo sostenible.
Para la construcción de un proyecto de esta envergadura se requieren varios estudios, por eso esta administración inició con los análisis técnicos y orográficos que determinen cuál es el lugar idóneo, entre Orotina y La Pitaya, para la construcción de la nueva terminal aérea.
Esta labor se verá reforzada con los estudios de impacto social, económico y ambiental, que medirán la generación de riqueza y de valor que se puedan derivar de este proyecto. El resultado de estos será un parámetro indispensable para la elaboración del Plan Maestro.
No somos el único país del mundo que ha tenido que tomar estas decisiones, pero sabemos que tenemos que afrontar esta responsabilidad con un compromiso con las generaciones futuras y con el país.

Luis Carlos Araya Monge
Viceministro de Transporte Aéreo