Advierten a PLN de no “embarrialar” la cancha
Durante el primer año de gobierno, Luis Gerardo Villanueva dirigió la Asamblea Legislativa. El diputado por Cartago quiere tener ese cargo otra vez.Gerson Vargas/La República
Enviar

Oposición veta a Villanueva para Presidente de Congreso

Advierten a PLN de no “embarrialar” la cancha

Elección del 1° de mayo es vital para gobernabilidad en último año de trabajo

Si el Gobierno no quiere que la cancha se le embarriale, debe pensar bien a quién escogerá para presidir la Asamblea Legislativa en el último año de trabajo.
Eso es algo que tanto Laura Chinchilla como sus asesores deben razonar bien antes del 1° de mayo, día en que los legisladores designarán al Presidente del Congreso y al resto de diputados que conformarán el directorio.


Una mala decisión podría convertir el Plenario en un barrial político, donde la discusión constante y la falta de negociación complicarían la aprobación de proyectos como las reformas planteadas por la Comisión de Notables, la ley de electricidad y la iniciativa de fertilización in vitro.
Por otra parte, una buena apuesta podría significar el mantenimiento de un buen ambiente legislativo, aunque este se encuentre “entre algodones”, debido a la sensibilidad propia del último año de trabajo de los diputados.
A sabiendas de esta situación, en estos momentos tres tendencias a lo interno del PLN se disputan la presidencia del Congreso.
Un grupo lo encabeza Fabio Molina, jefe de fracción verdiblanco, quien puja por mantener en ese sitio a Víctor Emilio Granados, diputado del PASE, actual presidente del Congreso y que llegó ahí gracias a los votos del PLN.
“No hay que poner chúcaro lo que está manso. Es un asunto de conveniencia para la gobernabilidad legislativa. Tenemos claro que para ser productivos, se deben evitar decisiones que provoquen un año de conflictos, de lo contrario acá nada pasará”, expresa Molina.
Sin decir nombres, el jefe de los verdiblancos parece referirse a su compañero de bancada Luis Gerardo Villanueva, quien aspira a ser presidente del Congreso una vez más.
Durante el primer año de trabajo, Villanueva ocupó la Presidencia de la Asamblea y su estilo de conducción del Plenario, “impositivo e irrespetuoso”, de acuerdo con Yolanda Acuña del PAC, le genera anticuerpos para esta nueva elección, entre la oposición y compañeros.
“Él tiene un liderazgo tradicional, llega ahí y hace mesa gallega. Su estilo es impositivo e incluso irrespetuoso. El presidente del Congreso debe ser austero en el gasto, debe ser negociador y promover el diálogo y Villanueva no lo es en ningún aspecto. Yo en lo personal no quisiera repetir una experiencia como la vivida en el primer año”, agrega Acuña.
Un criterio similar indica Carlos Góngora, jefe de bancada del Movimiento Libertario, quien recordó que uno de los hechos que sirvieron para conformar la Alianza por Costa Rica, fue precisamente la forma como Villanueva condujo el Plenario.
Por esta razón, cree que este último año de trabajo podría ser más complejo de la cuenta, si el nuevo presidente del Congreso no es “conciliador”.
Se trató de obtener la versión de Villanueva sobre este tema, pero no fue posible conversar con él.
La última de las opciones que se barajan a lo interno de la bancada del PLN, la configura Sianny Villalobos.
La legisladora por Heredia surge como el estandarte del poder femenino, pues se ha creado un movimiento en la Asamblea, que busca impulsar a una mujer como presidenta del primer poder de la República.
Esto, porque en toda su historia, tan solo en dos ocasiones una mujer ha ocupado ese puesto.
La legisladora representa la oposición interna a Villanueva y al parecer, contaría con el respaldo de diputadas de otras bancadas.
Por el momento, el Gobierno no ha soltado prenda en este tema y de acuerdo con los diputados del PLN consultados, se ha tomado el acuerdo de conversar sobre la elección del directorio después del 15 de abril.

201304072241120.n55.jpg

Esteban Arrieta
[email protected]


Ver comentarios