Enviar
Adiós al “enfant terrible” de la moda
El mundo del glamour llora la muerte de Alexander McQueen, uno de los diseñadores más transgresores de los últimos años

El diseñador de moda británico Alexander McQueen falleció ayer en su domicilio londinense en un aparente suicidio.
Un portavoz de su firma confirmó la muerte y la calificó de “trágica pérdida” sin dar más detalles sobre las circunstancias “por respeto a la familia McQueen”.
El cuerpo del diseñador, de 40 años, fue encontrado a las 10 a.m. en su residencia en el centro de la capital británica, a vísperas de la celebración de la Semana de la Moda de Londres y solo 11 días después de la muerte de su madre.
McQueen, uno de los diseñadores más innovadores de los últimos años, se le conocía como el “enfant terrible” de la moda.
Nacido el 17 de marzo de 1969 en el East End londinense con el nombre de Lee McQueen, era hijo de un taxista y comenzó a diseñar trajes para sus hermanas a una edad muy temprana.
Cambió su nombre cuando decidió meterse en el mundo de la moda, con apenas 16 años.
Aprendió el oficio con uno de los sastres más tradicionales de Londres, “Anderson and Shepard”.
Luego dio un giro en su preparación con los diseñadores teatrales “Angels and Berman”, con los que aprendió seis métodos de corte, desde el más clásico al más moderno.
A los 20 fue contratado por el diseñador japonés Koji Tatsuno, también salido del mundo de los conservadores sastres británicos y un año después viajó a Milán para convertirse en el asistente de diseño de Romeo Gigli.
En 1994 realizó un master en diseño de moda en la prestigiosa escuela de Saint Martins, de donde han salido talentos como Stella McCartney o John Galliano.
La colección que preparó para conseguir su graduación fue adquirida en su totalidad por Isabella Blow, una famosa estilista británica que se convertiría en su protectora y en una de sus amigas más cercanas.
Blow se suicidó hace tres años, en vísperas de la Semana de la Moda de Londres, dato que coincide con la muerte de McQueen.
McQueen se hizo rápidamente un hueco entre los principales nombres de la moda gracias a sus espectaculares puestas en escena y sus innovadoras colecciones, con fuertes contrastes entre tradición y modernidad.
Cortes muy depurados, realizados con un máximo respeto por la tradición artesanal de la moda, frente a diseños rompedores, atrevidos y polémicos.
Una creatividad que le llevó a ganar en octubre de 1996, el premio al mejor diseñador del año.
Unos días después fue nombrado diseñador jefe de Givenchy, sustituyendo a John Galliano.
Trabajó en Givenchy hasta marzo de 2001. Un abandono que se produjo poco después de que el 51% del grupo Alexander McQueen fuera adquirido por el grupo Gucci, donde pasó a ser el director creativo.
A partir de ese momento sus creaciones comenzaron a multiplicarse, con versiones masculina y femenina, líneas de fragancia, accesorios o gafas.
Una expansión que incluyó la apertura de tiendas en Nueva York, Londres y Milán, con sus colecciones distribuidas en la actualidad en 39 países a través de 194 puntos de venta.



La moda de luto

• Lady GaGa, Rihanna, Cameron Díaz y Naomi Campbell, son algunas famosas que han lucido sus diseños.

• La modelo Kate Moss se mostró devastada con la noticia de su amigo.

• Recientemente lanzó una línea de cosméticos inspirados por el maquillaje de Elizabeth Taylor en la película Cleopatra.

• El director Tim Burton, colaboró con McQueen en algunos de sus diseños.

• El ministro de Cultura del Reino Unido, Ben Bradshaw, destacó ayer la “extraordinaria contribución” de McQueen a la moda británica.

• McQueen hizo público el fallecimiento de su madre a través Twitter, en la que escribió: “pero la vida debe continuar”, mientras que el domingo escribía que había pasado una semana “jodidamente horrible”.

• Karl Lagerfeld, director creativo de Chanel, señaló que en los diseños del británico había siempre “una atracción por la muerte” y era algo “deshumanizado”. “Quién sabe, quizá a fuerza de flirtear con la muerte, la muerte termine por atraerte”, agregó.

• El responsable de la casa Yves Saint-Laurent (YSL), Pierre Bergé, expresó que era un “apasionado de la moda” cuyos “shows eran interesantes y hermosos”, aunque recordó unos inicios algo fracasados en París.

• John Galiano, elogió a través de un comunicado al difunto, “McQueen era audaz, original, estimulante” resumió Galiano, quien le bautizó como “formidable embajador británico de la moda”.

París
EFE
Ver comentarios