Adiós a una leyenda
Enviar

201601112207420.recuadro.jpg
David Bowie, leyenda del rock e icono de la cultura británica y mundial, falleció el domingo 10 de enero, víctima del cáncer.
El anuncio fue dado por medio de la cuenta oficial del cantante en redes sociales.
“David Bowie murió pacíficamente rodeado por su familia tras una valiente lucha con el cáncer de 18 meses", asegura la publicación de Facebook del cantautor inglés.
“Mientras que muchos de ustedes compartirán esta pérdida, les pedimos que respeten la privacidad de la familia durante el tiempo de la pena”, prosigue el comunicado.
Bowie lanzó su más reciente álbum Black Star, hace cuatro días, cuyo salida coincidió con el cumpleaños 69 del artista, el pasado 8 de enero.
La noticia de la muerte del cantante, también la confirmó su hijo, el director Duncan Jones, por medio de su cuenta de Twitter.
"Lamento y me entristece decir que es verdad. Estaré desconectado durante un tiempo. Los quiero a todos", reafirmó Jones.
La decisión de Bowie para entrar en la música rock era el resultado de una búsqueda consciente de una manera de mezclar los negocios y la creatividad.
Nació el 8 de enero de 1947 en el seno de una familia modesta de Brixton, un barrio popular del sur de Londres.
Abandonó la secundaria en la adolescencia y saltó a la fama en 1969 con Space Oddity.
En 1973, lanzó a su álter ego Ziggy Stardust, tal vez la más elaborada de sus representaciones.
Bowie logró unir música y estilo de una manera que pocos artistas han sido capaces de dominar.
Era teatral, era extravagante, no tenía paralelo en su talento para el espectáculo. Su voz era un bálsamo para los alienados y los inadaptados del mundo.
Autor de álbumes como Heroes (1977), Lodger (1979) o Scary Monsters (1980) , el artista afincado en Nueva York durante años, llegó a lo más alto de esta industria el 6 de junio de 1972 con The Rise and Fall of Ziggy Stardust and The Spider From Mars.

Ver comentarios