Enviar
Adelántese al mal

Una vida saludable y el diagnóstico temprano son los principales factores para ganarle la batalla al cáncer de seno

Melissa González
[email protected]

Octubre es un mes importante para la salud mundial, ya que está dedicado al cáncer de mama, y muchas organizaciones y empresas se unen para concienciar a la población sobre la importancia de la detección temprana.
Las cifras son preocupantes, y las campañas de prevención aumentan, principalmente en esta época, cuando un importante dato por tomar en cuenta es que el cáncer es la única enfermedad crónica que se cura.
Existen factores de riesgo como los antecedentes familiares, principales causas para padecer esta enfermedad, según explicó el médico Oscar Ferraro.
Sin embargo, otros aspectos como el estilo de vida podrían influir en su desarrollo, ejemplo de ello es la alimentación.
Se estima que las mujeres obesas tienen 1,5 veces más probabilidades de padecer el cáncer de mama que aquellas cuyo peso es considerado como saludable. Los ácidos grasos provocan que las hormonas, como los estrógenos que generan el cáncer, se produzcan en mayor cantidad, según explicó Marcela Leandro, doctora del Instituto Costarricense Contra el Cáncer (ICCC)
“Al tener más grasa corporal, esta se deposita en la mama, hay más hormonas y esto hace que un tumor tenga más con qué nutrirse”, agregó.
Otro factor de riesgo es haber tenido la primera menstruación antes de los 12 años o la menopausia después de los 55 años, así como tener hijos después de los 35, y no haber dado de mamar, comentó Leandro.
Estos factores están vinculados porque el cáncer es una enfermedad hormonodependiente.
El cáncer de seno se puede detectar practicándose el autoexamen a partir de los 17 años, además se recomienda ir una vez al mes al médico a realizar el examen clínico; si la mujer es mayor de 50 años se recomienda realizarse un ultrasonido si se detecta una masa corporal, o la mamografía, porque a esta edad es cuando se presentan más casos.


Una vida saludable

Evitar el sedentarismo e implementar hábitos alimenticios apropiados pueden reducir la incidencia de este padecimiento:

• Los estilos de alimentación que elevan el riesgo de padecer este tipo de cáncer están relacionados con las dietas altas en calorías, grasas saturadas, con bajo contenido de frutas y vegetales y un elevado consumo de sal.
• No se puede responsabilizar a un alimento en particular, ya que se habla de un conjunto de malas prácticas asociadas con la alimentación.
• Es necesario realizar algún tipo de actividad física.
• Antes de la menopausia, las mujeres obesas poseen un riesgo menor de padecer esta enfermedad que aquellas con un peso saludable; sin embargo, después de la menopausia, la situación se revierte y las mujeres obesas tienen 1,5 veces más probabilidades de padecer cáncer de mama que las mujeres cuyo peso es considerado saludable.
• Evite prácticas como el recalentamiento en alimentos, ya que puede generar sustancias tóxicas asociadas con un mayor riesgo de cáncer, así como el proceso de ahumado.
• Se debe aumentar el consumo de frutas y vegetales, ya que estos alime
ntos poseen micronutrientes con propiedades antioxidantes que además de proteger al organismo, facilitan la regeneración celular.
• El tabaquismo y el consumo de alcohol son también factores relacionados con la enfermedad.

Fuente: Adriana Herrera, nutricionista de LA Weight Loss Centers



Cortesía TV y Novelas/La República
En carne propia

Es bella y joven, además talentosa y con una buena carrera como actriz, así se puede definir a la puertorriqueña Adamari López, que recientemente estuvo en el país para ofrecer su testimonio como sobreviviente de cáncer de seno.
La actriz fue invitada por la revista TV y Novelas Centroamérica como parte de una campaña contra el cáncer de mama, y así promover el autoexamen.


Ver comentarios