Logo La República

Lunes, 24 de junio de 2024



FORO DE LECTORES


Adaptación estratégica de la comunicación corporativa y la Web

Pablo Duncan pduncan@clcglobal.cr | Martes 14 mayo, 2024


PD


Pablo Duncan-Linch

Socio Director CLC Comunicación afiliada a LLYC

La transición de la Web 2.0 a la Web 3.0 está reconfigurando profundamente el ámbito de la comunicación corporativa. Esta nueva era introduce herramientas avanzadas como la descentralización, la inteligencia artificial y la integración de datos a gran escala, lo cual plantea desafíos y oportunidades significativas para las organizaciones modernas. Las empresas deben evolucionar rápidamente para aprovechar estas tecnologías emergentes, no solo para fortalecer su comunicación y desarrollar y proteger su reputación, sino también para mantenerse competitivas en un entorno digital en constante cambio.

En la doctrina y en estudios especializados se distingue la era de la Web 2.0 por promover la colaboración y el desarrollo de comunidades en línea, en las que son paradigmáticas plataformas como Facebook, Twitter, YouTube y posteriormente Instagram y WhatsApp (antes del auge de TikTok). En este período, las personas usuarias asumieron un rol activo como nunca en la creación de contenido abandonando el papel pasivo de “audiencias” y “públicos” destinatarios de un mensaje. Esta transición se manifiesta en aspectos como el auge de los blogs, los vlogs, podcasts y las redes sociales, que denota la activa participación en la creación de contenido.

Existe un debate no resuelto sobre si ya hemos transicionado de la Web 3.0, en la cual el contenido y el conocimiento se relacionaron de manera más eficaz y eficiente con la integración de dispositivos y tecnologías inteligentes a una etapa de Web 4.0, que redefine por completo la experiencia del usuario al introducir entornos tecnológicos e inmersivos en la vida diaria potenciados por la inteligencia artificial.

En todo caso, la adaptación al entorno requiere un enfoque holístico que considere tanto la tecnología como los aspectos humanos de la comunicación. En CLC Comunicación afiliada a LLYC hemos venido observando y analizado este proceso de transición con el objeto de poder construir mejores estrategias de comunicación para nuestros clientes. En este sentido, hemos identificado que las empresas pueden evaluar de manera efectiva la interacción entre sistemas automatizados y descentralizados. La integración de herramientas analíticas basadas en inteligencia artificial es crucial, pues permite entender las dinámicas de comunicación en tiempo real y facilita respuestas rápidas y basadas en datos.

Otra conclusión medular es que la autenticidad y la transparencia en la comunicación son más importantes que nunca. Utilizando tecnologías de blockchain para rastrear y autenticar la información que circula sobre la empresa, se puede garantizar la veracidad y la transparencia de los datos. Además, desarrollar sistemas de monitorización que empleen contratos inteligentes para gestionar crisis de reputación permite activar respuestas automatizadas en situaciones críticas, fortaleciendo así la confianza en la marca.

Adicionalmente, las narrativas corporativas también están evolucionando. Hemos estado apoyando a diferentes organizaciones en la creación de experiencias cada vez más inmersivas. Al utilizar la realidad aumentada y virtual se logra contar historias que reflejan los valores corporativos y mejoran la conexión emocional con los stakeholders. Implementar campañas que integren elementos digitales y físicos proporciona una experiencia coherente y enriquecedora a través de múltiples plataformas, lo cual aumenta el engagement del usuario y fortalece la lealtad hacia la marca.

La era de la inteligencia artificial también exige flexibilidad estratégica y adaptabilidad. Las empresas deben emplear modelos predictivos y de aprendizaje automático para anticipar tendencias y ajustar sus estrategias de comunicación de manera proactiva. Esto incluye capacitar a los equipos en el uso de herramientas analíticas avanzadas para evaluar el impacto potencial de las comunicaciones y realizar ajustes en tiempo real.

En este contexto, el conocimiento técnico y la experiencia en la conducción de la comunicación son herramientas fundamentales para lograr que todas las partes interesadas comprendan las implicaciones éticas de las nuevas tecnologías, especialmente en términos de privacidad de datos y manipulación de información. Siempre recomendamos desarrollar un código de conducta claro para el uso de tecnologías emergentes y realizar espacios periódicos de actualización sobre las regulaciones y mejores prácticas en la Web como elemento esencial para garantizar el cumplimiento de los principios éticos y la integridad en un paisaje digital complejo y dinámico.

La evolución de la Web ofrece oportunidades inigualables para las empresas que buscan enriquecer su comunicación y fortalecer su presencia corporativa en el mercado digital. Al adoptar estas estrategias innovadoras, las organizaciones no solo pueden manejar mejor su reputación, sino también anticipar y liderar en la transformación digital. La clave del éxito en esta nueva era reside en una comprensión profunda de la interacción entre tecnología, comunicación y sociedad, alineando las prácticas corporativas con los valores éticos y las expectativas de los stakeholders en un mundo cada vez más conectado y avanzado tecnológicamente.








© 2024 Republica Media Group todos los derechos reservados.