Activista nicaragüense: “El futuro de Nicaragua es un país sin Ortega”
Daniel Ortega está en un fuerte aprieto y él sabe que su régimen está colapsando.
Enviar

Félix Maradiaga ha sido una importante voz de la oposición contra Daniel Ortega desde el inicio de su segundo gobierno en 2007.

El pasado 5 de junio Maradiaga se vio obligado a huir del país porque el gobierno lo acusa de formar parte de una red de crimen organizado, lo cual podría costarle hasta 30 años en prisión.

El activista, quien niega por completo las acusaciones, estuvo en un breve exilio en Estados Unidos y luego en Costa Rica para buscar apoyo internacional, pero ya está de vuelta en Nicaragua para continuar la lucha contra el orteguismo.


El conflicto en Nicaragua ha dejado hasta ahora más de 200 muertos y miles de heridos, ¿qué sigue para este país?

La salida de Daniel Ortega es inevitable, creo que la población ya llegó a un punto de hastío con las violaciones a los Derechos Humanos y la corrupción. Lo que había antes en Nicaragua era un apego a la paz, el pueblo estaba cansado de la guerra y por eso le dio una oportunidad a Daniel Ortega, pero él se aprovechó de esta paciencia y ahora la paciencia se acabó.

Entonces, el futuro de Nicaragua es un país sin Ortega.


Ortega finalmente permitió la entrada de la ONU y la CIDH, ¿qué se podría lograr con la entrada de estas entidades? ¿Las escuchará?

Lo más urgente es detener la matanza y los crímenes de lesa humanidad. Si no se detiene la carnicería que el gobierno ha lanzado contra la población civil, es muy difícil llegar a un acuerdo.

Daniel Ortega está en un fuerte aprieto y él sabe que su régimen está colapsando. Nuestra preocupación es que está escuchando las voces más radicales del FSLN y, sobre todo, a su esposa, Rosario Murillo.

Lo único que está haciendo es alargar la crisis, pero quiero reiterar que el orteguismo está acabado. El problema de fondo es que 200 muertos (número hasta el día en que se hizo la entrevista) es una cifra inaceptable, podríamos estar hablando de que Nicaragua se está acercando a una situación de genocidio. Entonces, Ortega tiene que salir por las buenas o por una situación de derramamiento de sangre.


¿Cuál es el papel de Rosario Murillo en esta situación?

Doña Rosario es una cogobernante. Por lo tanto, no se puede hablar de responsabilidades de Ortega separadas de responsabilidades de ella. Es clarísimo que es una de las principales responsables de las muertes. Su discurso ha sido de odio y provocación, ella ya botó la máscara de un discurso adornado de frases religiosas y el 19 de abril hizo un llamado a la guerra.


¿Quiénes conforman la Juventud Sandinista?

Es una combinación de muchas cosas. Hay un porcentaje de jóvenes que fueron seducidos por el poder a través de becas estudiantiles, puestos en el sector público, etc.

Pero el grupo que más me preocupa es el de quienes que no son otra cosa más que asesinos y criminales. Son personas que han sido reclutadas porque estaban en conflicto con la ley. Son jóvenes sin ideología. Ellos le han generado un daño a largo plazo al país.

Yo he hablado, y espero equivocarme, de que Nicaragua llegará a formar parte de lo que será el “Cuadrado Norte”, y ya no el Triángulo, lo cual es un problema gravísimo para Costa Rica.


¿Estaríamos hablando entonces de mafias gubernamentales? Es una acusación muy grave.

Yo hago la acusación públicamente. Quiero aprovechar este medio para acusar al Estado de Nicaragua de convertirse en un Estado terrorista y de armar grupos terroristas. Ortega está perdiendo el control de estos grupos y ahora busca un chivo expiatorio para acusarlo y lavarse las manos. ¿Y quién más que la persona que lleva nueve años investigándolo? Pero no hay forma de comprobar el más mínimo vínculo.


Si hoy se llevara a juicio a Daniel Ortega, ¿de qué podría ser acusado?

Daniel Ortega podría ser acusado, desde el punto de vista del derecho internacional, por crímenes de lesa humanidad. Como jefe de Estado, él es culpable directamente de los asesinatos cometidos por los órganos estatales.

Más específicamente, Ortega es acusable de tortura. Él y su esposa son claramente responsables de asesinatos extrajudiciales. También está el asunto de la corrupción, que no es un tema menor.


En caso de que Daniel Ortega renunciara al poder, ¿quién asumiría el liderazgo en Nicaragua?

Así como el pueblo de Nicaragua tuvo la capacidad de autoconvocarse de forma rápida e inesperada, de esa misma forma va a surgir un movimiento político en Nicaragua. Va a surgir de los estudiantes, de los campesinos y de los movimientos de mujeres. Yo no estoy preocupado por eso, de debajo de las piedras surgirán patriotas dispuestos a asumir la reconstrucción del país.


¿Por qué el pueblo nicaragüense duró tanto en lanzarse a las calles?

En primer lugar estaban los encuestados que tenían temor de llegar a otra guerra y preferían asumir el costo de un régimen autoritario. Gran parte de la población prefería la estabilidad a la democracia por temor a la guerra.

Hay que entender que en Nicaragua el olor a sangre está muy fresco. Había una sensación de que una protesta podía llevar a una guerra civil. Sin embargo, el 19 de abril se acabó el miedo.



Ver comentarios