Logo La República

Jueves, 13 de mayo de 2021



NOTA DE TANO


Abril nos regala un nuevo héroe nacional

Gaetano Pandolfo [email protected] | Martes 13 abril, 2021

Rodolfo Villalobos, conduce su propio “Titanic”

El mes de abril es muy generoso con la historia costarricense.

En un largo periodo de 165 años, nos dio dos héroes nacionales: Juan Santamaría, el 11 de abril de 1856 y Rodolfo Villalobos, el 7 de abril del 2021.

Curiosamente, cuando “El Tamborcillo” quemó el Mesón, quien fuera años después capitán del “Titanic”, Edward John Smith era un niño de seis primaveras.

¿Qué iba a imaginarse el legendario marino inglés, quien se hundió y murió en la tragedia del 14 de abril de 1912, sin soltar el timón del gigantesco buque de pasajeros mientras se desplomaba en las aguas del Atlántico, que su gesto heroico sería imitado más de un siglo después, por el presidente de la Federación de Fútbol de Costa Rica?

Lea más: Rodolfo Villalobos suma 4 clasificaciones y 13 eliminaciones a Mundiales y Olimpiadas

“Yo jamás he pensado en dar un paso al lado. Nunca, nunca. Me encantan los retos y estamos en momentos difíciles. El que da un paso al lado, cuando se pone difícil es un cobarde”, dijo el jerarca.

Retorno al “Titanic”: ¿recuerdan al pretendiente de Kate Winslet, la joven que se enamoró en el barco de Leonardo Di Caprio, quien cobardemente trató de quitarle el espacio a las ancianas, mujeres y niños que tuvieron prioridad de subir a los botes salvavidas?

Esa acción tan cobarde, propia de las ratas que huyen de primero cuando el barco se hunde, jamás podría ser imitada por el capitán que dirige el buque del fútbol costarricense. Héroe de escritorio, se aferra al timón desafiando la tormenta.

Al rato lanzó esta joya verbal.

“Por mi filosofía, por lo que me ha costado la vida y me costado llegar donde estoy, jamás, y se lo doy como título, jamás voy a dar un paso al lado”.

¡Qué hombre más valiente!

Lea más: "Jamás voy a dar un paso al lado": Rodolfo Villalobos

Ingenuos que somos algunos, mal pensados, creyendo que no renuncia por los viajes gratis alrededor del mundo o por su salario mensual que sin viáticos ronda los 7.5 millones de colones mensuales, resulta que don Rodolfo no se marcha, suponemos por la serie de sacrificios personales que le costaron llegar al timón del barco.

Aquí sí le damos la razón, porque de los cinco sentidos que tenemos los seres humanos, don Rodolfo triplicó el del gusto por ser capitán, pero perdió dos: la vista y el oído.

Solo así se explica que como tesorero de la Federación, no haya visto, ni oído absolutamente nada, de las travesuras de su entonces superior jerárquico, construidas en sus propias narices.

Claro que es duro caminar por la vida, sin ver, ni oír nada.

[email protected]

NOTAS ANTERIORES








© 2021 Republica Media Group todos los derechos reservados.