Logo La República

Lunes, 10 de diciembre de 2018



MAGAZINE


“A veces soy como una especie de mamá virtual”

Carolina Barrantes [email protected] | Miércoles 27 agosto, 2014

El más reciente libro de Cecilia Curbelo se llama “La otra vida de Belén”. Esteban Monge/La República


LITERATURA

“A veces soy como una especie de mamá virtual”

La escritora uruguaya Cecilia Curbelo conversó con Magazine sobre el impacto que tienen sus libros en los adolescentes

El explorar temas que afectan a los adolescentes en su diario vivir, ha significado una experiencia muy enriquecedora pero a la vez llena de responsabilidad, para la escritora uruguaya Cecilia Curbelo.

La autora oriunda de Montevideo, quien es muy conocida entre el público joven, está de visita en el país como invitada de la Feria Internacional del Libro.
Ella conversó con Magazine sobre su trayectoria y su última novela “La otra vida de Belén”.

• ¿Qué es lo más difícil que enfrentó al empezar a escribir literatura para adolescentes?
No me resultó difícil porque en Uruguay soy editora de una revista para adolescentes, entonces estoy en contacto con ellos, manejo sus códigos, las expresiones que usan ahora. Lo que sí fue un desafío fue escribir para ellos pensando en si lo leerían o no, porque ahora tienen mucho acceso a Internet y cosas que son más inmediatas que un libro.
La verdad es que ha sido hermoso, es un público muy lindo porque enseguida escribe en las redes sociales si le gustó un libro, pregunta por qué pasó tal cosa u otra, y uno como escritor tiene ese feedback que es superinteresante y uno aprende mucho.

• Sus libros tratan temas complejos de la juventud, ¿hubo alguno que se lo pensó dos veces antes de explorar con una historia?
Sí, uno en particular que fue el de la novela “La confesión de Micaela”. Trata de una chica que por la presión social de un grupo, termina cayendo en la anorexia y la bulimia para llegar a tener determinado peso. Esa temática si bien yo sabía mucho sobre cómo se caía en esa enfermedad, me resultó complicado y tuve que hacer mucha investigación, para saber cómo era la recuperación de ello. Tuve que acudir a siquiatras, nutricionistas y demás, para poder darle un cierre a la novela con cosas que de verdad pasan.
Aprendí mucho como por ejemplo que hay casos que no tienen marcha atrás, que no tienen recuperación. Fue un libro que ayudó a muchas chicas y chicos.

• Su último libro “La otra vida de Belén” precisamente trata un tema delicado el acoso escolar. ¿Cómo hizo para ponerse en la piel de Belén y contar su historia sin caer en sensacionalismos?
Es un tema muy delicado y hay que tratarlo con cuidado, la gente cree que existe desde ahora, el tema del bullying, pero en realidad existió toda la vida. De hecho este es uno de los pocos libros que he escrito que reflejan algo de mi realidad, que yo viví; me tocó pasar por el tema del bullying a los 15 años, se sabía que sucedía, pero los padres, las instituciones no sabían qué hacer al respecto, se pensaba que eran cosas de chicos, peleas normales, y no era así, era más profundo porque no solo pasaba a nivel físico sino también emocional.
A mí cuando me tocó cambiarme de colegio, entendí que el problema no era yo, que era el resto de la gente que tenía que ver con que yo era demasiado estudiosa o con determinadas cosas, que generaban mi manera de ser, que de repente podía molestar a otros.
Esa novela para mí es muy especial porque refleja una parte de mi vida. Ahora con Internet el acoso escolar es mucho peor porque existen las redes sociales, y a través de ellas el cyber bullying, que es lo que le pasa a Belén.

• ¿Hay algún tema actual que los afecte que le gustaría plasmar en otro texto?
He tratado muchos temas adolescentes, pero creo que ahora me gustaría tocar el tema de los papás que se hacen cargo de sus hijos. Lo que siempre vemos es que los menores quedan a cargo de las mamás, y ahora estoy viendo muchos casos de padres que dan el paso de hacerse cargo de los hijos.

• Eso curioso porque usted ha dicho que el 95% de sus lectores son mujeres, pero que a su vez, su literatura no tiene género
Es cierto, me leen mucho los varones, pero el tema está en que las portadas de mis libros son muy femeninas, entonces a ellos les da un poco de vergüenza decir que están leyendo un libro mío en el que aparecen corazones o florecitas. Pero de hecho ellos me escriben mucho por mensajes privados y me cuentan que les pasa lo mismo a al protagonista de mis novelas.

• He leído que muchos lectores toman sus libros como un aliciente para hablar de sus propios problemas. ¿Qué tanto la presiona eso?
Mucho, siento muchísima responsabilidad y cada vez más, porque las temáticas son como más crudas y difíciles, entonces ellos me toman como un referente. A veces soy como una especie de mamá virtual para miles de chicos; en una sola página de facebook por ejemplo, hay 26 mil seguidores y cada cosa que yo pongo ahí, sé que tiene un impacto y que llega de determinada forma a ellos, por lo que debo cuidar mucho lo que digo.
En mis novelas además les doy la oportunidad de elegir el final, o sea el lector en algún momento tiene que elegir si el protagonista como en el caso de Camila, debe perdonar a su mejor amiga o no, lo que lo dirige a páginas distintas, y eso genera muchísimo diálogo.

• Es una relación bien cercana, al punto que ellos le llaman “Ceci” de cariño
Si es que de verdad ellos para mí no son fans, son como una gran familia que se va agrandando. Ellos saben que pueden escribirme y sea lo que sea, ellos van a tener una respuesta, capaz que demoro un poco porque son muchos. Pero ellos buscan de cierta manera mi guía. Eso me da mucha responsabilidad y me motiva a tratar de hacer las cosas lo mejor posible.

Carolina Barrantes
[email protected]
@cbarrantesLR