Enviar
A tomar riesgos
Liga y San Carlos tienen que poner toda la carne en el asador


Mientras que en el Saprissa se trabaja con cautela y reserva; con confianza, pero sin estar confiados, en el Herediano se analiza el planteamiento para primero controlar a la Liga, y luego hacerle más daño.
Del otro lado, los esquemas sobran porque arriesgar es el único camino.
Así se plantean la semifinales para este fin de semana de donde saldrán los dos equipos que disputarán la final del torneo de verano, del fútbol nacional.
Para Saprissa la misión está clara, liquidar al rival. Con su membrete de equipo grande, el Saprissa debe clasificar ganando, como dicta la lógica.
“Nos resta un juego muy complicado aquí en casa y debemos salir a ganarlo sí o si”, expresó el técnico Juan Manuel Alvarez.
No obstante, San Carlos es un equipo al que se le puede dar el beneficio de la duda. Un técnico inteligente, Daniel Casas, y una planilla muy rica con jugadores como Alvaro Sánchez y Erick Scott, que están a un nivel alto, acuerpados por un grupo que durante todo el torneo ha demostrado lo que vale, nos hacen pensar que lo de los toros, no tiene que ser la crónica de una muerte anunciada, si ellos no quieren que lo sea.
Por el otro lado, Herediano, con casi 18 años sin saborear las mieles de un campeonato. Ahora lo tiene al alcance; tiene al campeón contra las cuerdas y luego enfrentaría a un Saprissa (si le gana a San Carlos) de los más accesibles de los últimos tiempos, o a un San Carlos que también está a su alcance.
Los florenses tienen un equipo que es un lujo, sobre todo en su sector ofensivo, lo que deja claro que tienen con qué liquidar el juego en el Morera, sin entrar en complicaciones. ¿Qué les podría afectar?, lo de otras veces y que vemos, les sucede mucho a los equipos que llegan con ventaja en estos casos, de empezar desde el arranque a fingir lesiones, atrasar el partido y dejar que el tiempo pase, en lugar de jugar fútbol, porque, un gol por tiempo que les haga la Liga y están fuera.
Herediano tiene a un José Cancela genial, a un Víctor “Mambo” Núñez que anda volando, más Olman Vargas y Jorge Barboza; reemplazos de lujo como Tirso Guio y “estrellitas” como un José Sánchez que encendido es una pesadilla.
La Liga, para sacar al Herediano, tiene que hacer mucho fútbol. No se trata de irse encima del rival. Alajuelense puede, y tiene que con qué convertirse en un equipo explosivo, puede montar una fiesta en el Morera Soto, pero para eso debe jugar mucho fútbol y sobre todo pararse excelente, porque no tiene derecho a permitir más goles florenses.
Con la baja de Leandrinho, que no es tampoco para ponerse a llorar, el técnico Oscar Ramírez deberá decidir si Cristian Lagos, o subir a Pablo Gabas, aunque ahora que no están Marco Ureña ni Argenis Fernández por qué no pensar en un Allen Guevara pegado a la banda poniendo el pie en el acelerador acuerpado en ese sector por el excelente José Salvatierra; o si el partido tiene otra lectura, Cristian Lagos, pero al hombre hay que ponérselas y confiar que tenga un buen promedio de efectividad. Todo está listo, y que se vengan las semifinales.

Luis Rojas
[email protected]
Ver comentarios