Logo La República

Miércoles, 21 de noviembre de 2018



NACIONALES


A ciegas en temas sensibles

Esteban Arrieta [email protected] | Martes 21 enero, 2014

El desarrollo de infraestructura es un proyecto clave para los candidatos, sin embargo, no saben a ciencia cierta si se usará el dinero de las pensiones para financiarla. Archivo/La República


Electores votarán sin conocer propuestas concretas de candidatos

A ciegas en temas sensibles

Aumento en edad de retiro para pensión y nuevos impuestos no han sido discutidos adecuadamente

Los costarricenses votarán a ciegas en temas fundamentales este 2 de febrero para elegir al nuevo presidente de la República.
A 15 días de las elecciones, ninguno de los principales candidatos es claro en sus planteamientos sobre diversos tópicos como el incremento o no en la edad de retiro, o si los bienes y servicios serían gravados en un plan fiscal.
Esto se debe a que prefieren evitar la confrontación con el electorado para no perder votos.
De esta forma, los electores solo conocerán generalidades de las propuestas de cada uno de los candidatos cuando lleguen a las urnas.
“Esto se debe a que en Costa Rica no tenemos una cultura política que establezca los programas de gobierno como contratos ciudadanos, como sí ocurre en otras naciones como Alemania, donde los compromisos de campaña son más fuertes”, explica Francisco Barahona, analista político.
En ese sentido, las campañas políticas en el país se caracterizan por ser menos profundas y “más bullangueras, debido a la forma de hacer política de los últimos 30 años”, agrega Barahona.
Los temas en los que se nota la ausencia de debate profundo son el déficit fiscal y el sostenimiento del régimen de pensiones.
En el primer caso, solo Otto Guevara del Movimiento Libertario, tiene una posición clara, al negar cualquier posibilidad de nuevos tributos.
El resto anuncia que sí impulsaría un paquete fiscal, pero sin indicar si la educación y la medicina privada serían gravadas.
Asimismo, se contradicen a la hora de indicar si las zonas francas tendrían que pagar impuestos.
Otro de los tópicos donde el debate es escaso está relacionado con el mantenimiento del régimen de pensiones.
En estos momentos, la Supen y la Caja mantienen un diferendo sobre la sostenibilidad del IVM.
Los primeros indican que en unos diez años no habrá dinero para pagar las pensiones de los jubilados, mientras que la Caja considera que el sistema se mantendrá hasta 2037.
Gracias a este diferendo, los aspirantes presidenciales encuentran la excusa perfecta para evadir el tema y responden con imprecisiones, sin descartar o rechazar el eventual aumento en la edad de retiro.
Otra de las propuestas que están en el aire por falta de definición está relacionada con el mantenimiento del sistema de bandas.
Por ejemplo, los programa de gobierno del PLN y el PAC se limitan a indicar que revisarán el tipo de cambio, sin indicar si se eliminará para favorecer al sector exportador o por el contrario, se mantendrá para contener la inflación.
En el plano de infraestructura el eventual uso de fideicomisos con el dinero de las pensiones complementarias es toda una incógnita, pues los candidatos temen asustar a los electores al afirmar su interés en usar el dinero de las pensiones para construir infraestructura, sobre todo después de los fallidos procesos de la Trocha y la ruta a San Ramón.
El hecho de que los candidatos presidenciales den a conocer sus planes a medias, se traduce posteriormente en un eventual descontento por parte de los ciudadanos con el nuevo presidente.
Esto, porque la campaña política tiene un objetivo muy diferente al Gobierno.
En ese sentido, los programas de gobierno no son otra cosa que tratados de buenas intenciones, pero al final, difieren de la realidad.
“Se cuidan de plantear propuestas concretas, pues la campaña política es el escenario ideal para generar empatías y no divisiones. Eso es lo que están tratando los candidatos”, explica Claudio Alpízar, analista y columnista de LA REPÚBLICA.

Esteban Arrieta
[email protected]
@earrietaLR