Logo La República

Jueves, 17 de junio de 2021



NOTA DE TANO


A Keylor Navas lo decapitaron en contraataques

Gaetano Pandolfo [email protected] | Jueves 06 mayo, 2021

El argelino Riyad Mahrez, verdugo del tico

Si yo fuera Carlos Watson, Director de Selecciones Nacionales, convocaría a un Seminario de unas cuatro horas en el Proyecto Gol, desde luego que con todos los técnicos de selecciones nacionales y les pasaría los videos de los partidos de la fecha 21 del Torneo Clausura y por ahora, el video del juego de vuelta entre Manchester City y el PSG.

Ahí, en lugar de los microciclos que solo sirven para justificar el salario de los entrenadores cuando no hay competencia, ocuparía esas horas en un solo tema.

¡Cómo se construye y se termina un contraataque!

Los dos goles que los “Ciudadanos” de Pep Guardiola le anotaron a Keylor Navas, se gestaron en dos contraataques fulminantes.

Lea más: Manchester City le corta las alas a Keylor Navas en la Champions

El 1-0, saque largo del portero Emerson al ruso Zinchenko, quien se descolgó por el carril izquierdo y mientras avanzaba como tren expreso, levantó su mirada y vio que Kevin De Bruyne entraba por el centro libre de marca. Ese gesto técnico de levantar la cabeza y ver la ubicación de sus compañeros, no existe en el fútbol costarricense. Nuestros jugadores atacan mirando el zacate. De Bruyne tuvo suerte porque su remate fue desviado por un defensor y cayó en piernas de Riyad Mahrez quien fusiló a Keylor sin problemas.

El 2-0 fue similar; servicio filtrado de De Bruyne a Phil Foden y pase de la muerte de nuevo a Mahrez quien reeditó su fusilamiento a Navas.

En nuestro campeonato, en los juegos entre Cartaginés y Grecia: Limón ante San Carlos y Pérez Zeledón frente a Grecia, tres contraataques, fueron frenados por los mismos jugadores que conducían el balón.

Es normal “montar” un contraataque, después de que el rival con varios de sus defensores en zona ofensiva tratando de rematar un tiro de esquina, pierden la pelota.

Lea más: City conquista París con la complicidad de Keylor Navas

El equipo que defiende la recupera y lanza el contraataque; así el balón le llega por ejemplo al griego Alvaro Sánchez, o al limonense Roan Wilson o al “guerrero” Kenneth Cerdas y ellos, en lugar de penetrar la zona enemiga y enfilarse al marco contrario, con ventaja numérica de jugadores, detienen la jugada. Se quedan estacionados con la pelota en sus pies y permiten que la retaguardia del rival se reacomode. Generosamente, esperan a que los defensas contrarios bajen a sus posiciones y lógicamente que se pierde la sorpresa del ataque.

Fueron tan repetidas estas acciones, que a los narradores Oscar Segura y Daniel Quirós, no les quedó más remedio que hacer ”chota” de ellas.

[email protected]

NOTAS ANTERIORES







© 2021 Republica Media Group todos los derechos reservados.