...Y todos contentos
Josimar Arias se barre con todo para frenar la ofensiva que preparaba el defensor brumoso, Carlos Johnson. www.imagenesencostarica.net/La República
Enviar

...Y todos contentos

Excepto el público local, nadie salió molesto del Fello Meza

“Se olvidan que jugamos contra el subcampeón nacional; venimos de dos derrotas, de manera que empatar ante uno de los grandes y mantenernos arriba no es un mal resultado”, dijo Marvin Solano.

201310272306010.a44.jpg
“Esto es un clásico; la rivalidad que arrastran Herediano y Cartaginés, el tema de los arbitrajes, errores que hoy nos perjudicaron y otras veces nos favorecieron. Estoy satisfecho porque venimos recuperando jugadores lesionados, ahora hay competencia, en la banca miro opciones, tuvimos capacidad de reacción y empatamos rápido”, expresó Javier Delgado.
Al final del “clásico” los jugadores de los dos equipos se abrazaron y solo el juez central Johnny Quirós y sobre todo el “cuarto árbitro”, Andrés Alpízar cargaron con los madrazos de rigor, el primero por haber anulado un gol a Erick Scott que muchos vieron legítimo, incluyendo El Sheriff y el otro por pedir y lograr la expulsión del técnico brumoso muy temprano, cuando reclamó que a Anllel Porras no lo sacaron del campo por acumular faltas y lo dejaron jugando de gratis lo cual fue cierto.
El partido se calentó con los goles, uno para cada equipo y casi consecutivos; en el minuto 14 de la segunda parte, en un tiro libre más, de la decena que se ejecutaron en las dos zonas defensivas, Josimar Arias lo envió directo al marco, la pelota supuso pegar en la pierna de José Miguel Cubero y sorprendió a Luis Torres, bloqueada su visión por un bosque de piernas.
Tres minutos después dialogaron Félix Montoya, Esteban Sirias y Paolo Jiménez quien dentro del área de candela inteligentemente filtró al segundo palo donde cerró a la red, Erick Scott.
Cuando Herediano anotó, Martín Arriola asistente de Delgado ordenó dos variantes y se prepararon a ingresar Chiqui Brenes y Andrés Lezcano, pero como Scott empató, devolvieron a calentar a Andrés, quien montó un berrinche y reventó el chaleco de suplentes en la banca.
Los seguidores del Cartaginés interpretaron la decisión de su cuerpo técnico como señal de temor, de que se contentaban con no perder y no cesó de pedir el nombre de Lezcano, hasta que los complacieron diez minutos después.
El cierre del juego ardió, hubo empeño por el triunfo, por lo menos deseos y ganas ayunos en la primera parte; en esta, Cartaginés propuso más pero con solo un delantero imposible y el Team se hundió en el individualismo de Porras, decidido a meter un gol a como fuera, abortando valiosos ataques del equipo.
Luis Torres tuvo escaso trabajo y Leonel Moreira surgió en los minutos finales para desviar un trallazo de Montoya en vuelo sensacional y atrapar el remate de rebote de Eduardo Valverde.
Cartaginés jugó bien y Herediano presentó un nuevo partido de escasa explosividad y sin mostrarse como el equipo arrollador y dominante de jornadas anteriores. Sin duda que ha bajado su nivel.

Gaetano Pandolfo
[email protected]

@La_Republica



Ver comentarios