Vienen mejoras en dos radiales
La ampliación de la radial de Lindora tiene por novedad que parte del dinero, es aportado por la empresa privada. El esfuerzo es coordinado por el CODI, del cual Mónica Navarro es directora ejecutiva. Marco Monge/La República
Enviar

Adjudican radial Pozuelo- Jardines del Recuerdo

Vienen mejoras en dos radiales

Aliviará tránsito Santa Ana-Belén

Reubicar los servicios públicos en la radial Santa Ana-Belén y adjudicar la rehabilitación de la que une la Pozuelo con Jardines del Recuerdo, son parte de las obras que arrancan en los últimos días de esta administración.

201404092349440.n33.jpg
Desde ayer, inició el trabajo para mover el alumbrado eléctrico, agua potable y fibra óptica.
Así, arranca la fase inicial para ampliar a cinco carriles la radial Santa Ana-Belén, por donde transitan aproximadamente unos 32 mil vehículos al día.
El ancho de la vía se ampliará de nueve a 15 metros, quedarían dos carriles en cada sentido y uno central para permitir los giros a la izquierda.
Lo innovador de esta obra, es que parte de los fondos serán aportados por empresas vecinas de la zona, a través del Consejo de Desarrollo Inmobiliario (CODI).
El costo total de la obra asciende a $34 millones, de los cuales $2 millones serán aportados por la empresa privada, a través del CODI.
Con el fondo vial, el Conavi financiará la construcción de los puentes sobre los ríos Corrogres, Quebrada Pilas y Quebrada Rodríguez, mientras que con un préstamo del BCIE por $9,5 millones se rehabilitará el puente sobre el río Virilla.
En lo que respecta al diseño de puentes y estudios previos, el Conavi hará una contratación directa y hoy daría a conocer el contrato para la ampliación del puente sobre este último río.
Pero esta no es la única obra en la GAM que acelera para desahogar las congestionadas carreteras nacionales.
Adjudicar la rehabilitación de la radial entre la fábrica Pozuelo y Jardines del Recuerdo a la empresa Copisa, es el otro caso.
Se trata de una ampliación a cuatro carriles —dos en cada sentido— de 1,7 kilómetros para desahogar el alto tránsito en esa zona, el cual se espera entregar terminado en abril de 2015.
El proyecto tendrá un costo de ¢4.653 millones, en donde se le dará 180 días naturales a la firma española para la etapa de diseño, y luego casi un año para la fase de construcción.
La obra también contempla la construcción de aceras peatonales, bahías para autobuses, pasos peatonales con islas de seguridad, barreras de seguridad, así como sistemas de evacuación y recolección de aguas.
Incluye además la construcción de un nuevo puente sobre el río Virilla, el cual tendrá una longitud de 145 metros y será a dos carriles, con aceras peatonales, baranda peatonal y además con barreras laterales tipo “New Jersey”.
El puente actual será sometido a un ensanche para permitir el flujo vehicular a cuatro carriles. El proyecto es el último del paquete de obras que se financian con recursos del BID, y la empresa encargada de esta obra ya había sido adjudicada con otros proyectos en el país, como la construcción de una planta hidroeléctrica en Turrialba.

Luis Fernando Cascante
[email protected]
@La_Republica

Ver comentarios