Viene nueva trocha el próximo año
Acelerar el paso para que la Megaterminal esté lista a tiempo es parte del compromiso, explicó Paul Gallie, director de APM Terminals. Marco Monge/La República
Enviar

Vía unirá ruta 32 con terminal de contenedores en Moín

Viene nueva trocha el próximo año

Nuevo estudio de impacto ambiental es necesario, según Setena

Construir la trocha que unirá la ruta 32 con la zona en la que se desarrollarán las obras de la nueva terminal de contenedores de Moín no será posible hasta el próximo año, debido a que Setena pidió al Conavi cumplir con un nuevo estudio de impacto ambiental.

201310272228100.n44.jpg
Aunque la vía marginal debería estar lista para que inicien las obras de construcción de APM Terminals el retraso actual también postergará el arranque de la primera fase de este megapuerto.

Mientras se define un nuevo estudio de impacto ambiental y posiblemente un nuevo trazado de la trocha se espera que la vía esté lista en el primer trimestre de 2014.
La única alternativa para que la terminal de contenedores de Moín se construya en el tiempo establecido y respetando los plazos del contrato es que la calle que prometió el Gobierno se construya a más tardar en febrero próximo.
Esta ruta tipo trocha debería estar completamente terminada según los compromisos que adquirió el país en el contrato de concesión, ya que por ahí se transportarán todos los materiales para construir la primera fase del puerto.
Atrasos y denuncias sobre supuestas anomalías que podrían generar daños ambientales provocaron que los permisos para la obra no fueran entregados por parte de Setena.
Primero, se pretendía que la obra recibiera autorización por medio de una estrategia de gestión ambiental, pero finalmente se determinó que era necesario un estudio de impacto en la zona.
Dos trazados diferentes fracasaron porque pasan por manglares o humedales importantes lo que podría generar algún riesgo ambiental en el futuro para especies como tortugas que llegan a esta región de Atlántico.
Ahora el Conavi debe presentar una nueva propuesta de la carretera luego de que se archivara el proyecto anterior por orden de la Secretaría Técnica Nacional Ambiental.
El principal problema de iniciar una nueva gestión ante Setena es que mientras se aprueban los estudios también se retrasará la construcción de la terminal de contenedores.
Se trata de una obra de $1.000 millones que pretende impulsar el desarrollo y la competitividad del país a pocos meses de que se inaugure en Panamá la reciente ampliación del canal.
El Gobierno adquirió un compromiso y nosotros confiamos en ellos, queremos una relación de muchos años para el bien del país, sabíamos que se iban a dar retrasos y todo estaba contemplado en los calendarios de las obras, explicó Rogelio Douglas, gerente general de APM Terminals.
Iniciar la construcción de la primera fase del proyecto durante el último trimestre de este año era la meta establecida en los cronogramas de la firma internacional, pero sin trocha lista no será posible.
Acelerar el paso para que la trocha se construya pronto es el nuevo objetivo del Conavi para evitar más retrasos que afecten el inicio de las obras.
Esperamos que la construcción de esta vía pueda iniciar a más tardar en febrero del próximo año, lo que ocurrió con la gestión anterior ante Setena era parte de la misma estrategia para que el proyecto camine, indicó Cristian Vargas, director del Conavi.
Una vez que existan los permisos ambientales se construirán los dos kilómetros de ruta marginal y se colocarán los dos puentes provisionales tipo Bailey que permitirán la entrada de los materiales de la nueva terminal de Moín.
Los ánimos se mantienen calientes en Limón, algunos sectores se oponen al mega proyecto mientras llega la audiencia pública que se realizará el próximo 9 de noviembre con el objetivo de evacuar las dudas de la gente.

Manuel Avendaño
[email protected]
@mavendanoLR


Ver comentarios