Enviar

1994 año en que se empezó a hablar sobre los hombres metrosexuales


TENDENCIAS

Spornosexual: deporte, músculos y porno

Calificativo para los hombres obsesionados con pulir y lucir su cuerpo

201406182317140.m1.jpg
Los spornosexuales tienen cuerpos “minuciosamente bombeados y cincelados”, escribió Mark Simpson en el diario The Telegraph. Internet/La República
Además de ser famosos, ¿sabe usted qué tienen en común la estrella de fútbol portuguesa Cristiano Ronaldo y el jugador australiano de rugby Josh Dugan? Que son calificados como spornosexuales.
Ese es un nuevo “adjetivo” que se utiliza en algunos hombres, quienes en simples palabras, están enamorados de sí mismos, su prioridad es ir al gimnasio, disfrutan el ver pornografía y están obsesionados con su cuerpo.
Este concepto fue creado por el periodista inglés Mark Simpson, quien hace unos 20 años acuñó el concepto de “metrosexual”.
Los spornosexuales se caracterizan por que no les interesa ser valorados por su intelecto o su ropero, sino  por su cuerpo.
Por ello pasan a diario buena cantidad de tiempo “cincelando” sus músculos con las rutinas de ejercicio y suelen hacerse tatuajes para exaltar su corpulencia.
También algunos de ellos se apuntan a usar piercings y a usar ropa con un “estilo provocativo”.
Otra característica es que son fieles amigos de las redes sociales como Facebook, Twitter o Instagram, ya que les gusta tomarse fotografías frente al espejo, compartirlas y esperar comentarios positivos tanto de hombres como de mujeres, sobre su físico.
“A diferencia de los anuncios del Beckham (el futbolista David Beckham) más viejo en los que sus atributos probablemente fueron mejorados artificialmente, los ‘spornosexuales’ de hoy se han photoshopeado en la vida real”, escribió Simpson en una columna del diario británico The Telegraph.
El surgimiento de los llamados spornosexuales puede ser visto desde un lado positivo y uno negativo.
En el caso positivo destaca que ahora los hombres tienen más inclinación a hacer deporte y ello ayuda en su salud.
Sin embargo, el lado “negro” de este calificativo es que se está creando una visión diferente de lo que es la masculinidad, perdiéndose la expresividad de emociones e incluso las relaciones sociales.
“Deja de lado aspectos como cultivar mis emociones, cultivar mi intelecto, mis relaciones; puede incurrir dentro de un aspecto más egoísta, narcisista, y que no toma en cuenta cuáles son mis relaciones con los demás. Desde mi punto de vista es como una defensa hacia un mundo que se ha vuelto muy egoísta y muy egocéntrico e individualista”, explicó Marlon Chacón, psicólogo clínico y de la salud.

201406182317140.m11.jpg

Carolina Barrantes
[email protected]
@cbarrantesLR

Ver comentarios