Enviar

Si vemos que en lo que más destaca Costa Rica es en su fuerte inversión en educación, notamos que el reto está en mejorar el entorno propicio y en el factor salud


Somos talentosos pero… ¡cuidado!

Liderar la región latinoamericana por el conocimiento y talento de sus trabajadores es excelente para Costa Rica.
Por otra parte, lo es no solo por lo que ello significa en atracción de inversionistas que desean establecer sus negocios en el país y necesitan empleados calificados, sino por la posibilidad misma de que empresas costarricenses innoven y se desarrollen.
La noticia de lo bien que estamos en esta materia proviene del Reporte de Capital Humano publicado por el Foro Económico Mundial. Costa Rica compite con Chile y Panamá que le siguen en el reporte.
Este índice identifica las condiciones de los países con base en cuatro pilares fundamentales que son: salud, educación, empleo y entorno propicio.
Si vemos que en lo que más destaca Costa Rica es en su fuerte inversión en educación, notamos que el reto está en mejorar el entorno propicio y en el factor salud.
Este último con tan buen prestigio en nuestro país debido al excelente sistema de Seguridad Social solidaria que tenemos, pero tan descuidado en las últimas décadas por falta de visión correcta. Además de conocimientos y talento los empleados deben tener buena salud.
Es más que claro que nuestro valioso capital humano edifica toda su formación a partir de una buena salud y también es evidente que nuestra clase media y con mayor razón la baja, no están en capacidad económica de cuidar su salud en servicios privados.
Con respecto al entorno propicio, sabemos que el reto, que ningún gobernante ha querido asumir hasta hoy es el de dotar al país de un Estado eficiente y de tamaño razonable.
La eficiencia la requieren los inversionistas extranjeros o nacionales para hacer con agilidad, sin pérdidas de tiempo y dinero sus trámites, y el Estado de tamaño razonable le urge al país para no tener el alto costo por planillas del sector público, que nos tiene hoy pidiendo prestado para pagar gasto ordinario.
Repetir todo esto es ya sumamente cansino, pero deberemos seguir haciéndolo hasta no tener un sistema de salud sin listas de espera y de alta calidad, y unos servicios eficientes en todas las instituciones del Estado.
Solo poniendo el énfasis y la voluntad política en todo esto y en construir infraestructura, seguiremos manteniendo y aumentando el éxito en nuestro crecimiento económico y con ello la paz social.
 



Ver comentarios