Humberto Pacheco

Humberto Pacheco

Enviar
Martes 21 Febrero, 2012


TROTANDO MUNDOS
Sensaciones Opuestas

Los miembros de AMCHAM perdimos a un amigo y compañero ex-presidente comprometido con la Cámara a través de su larga permanencia en Costa Rica. Jay Fernandez llegó al país en 1979 de Gerente General de Loctite (Permatex). En el 84 vino su encantadora esposa Grace y juntos formaron su hogar en este país. Jay se desempeñó además en la Junta Directiva del Centro Cultural Norteamericano y, luego de su retiro, se incorporó al grupo de ejecutivos norteamericanos que pusieron su experiencia a la orden de empresas nacionales. Consejero irremplazable, Jay se mantuvo activo en la Cámara hasta que una inesperada como fulminante dolencia se lo llevó.
Para Grace y sus hijos nuestro sentidísimo pésame. Nos entristece mucho su partida.
Al regresar de un viaje de trabajo celebrábamos la noticia de la premiación de nuestro querido amigo don Alberto Cañas cuando un colega nos llamó para decirnos que nos había honrado reconociendo nuestra columna sobre Baltazar Garzón. En la suya don Beto se refirió a la muerte del gran poeta español Federico García Lorca, a quien asesinaron por sus preferencias sexuales, por lo que su homicidio es una muestra más de hasta donde llegan esas dictaduras en la vida privada de las personas.
Felicitamos a don Beto por su merecido premio. Su honestidad y hombría de bien dan de sobra para ese y otros reconocimientos.
Asco nos produce Chávez insultando e intimidando abiertamente a su contrincante electoral porque siente pasos de animal grande. Aunque probablemente se robe la elección presidencial, es evidente que ya el pueblo venezolano no quiere seguir comiendo cuento y está conciente de que, no solo va a enemistar a Venezuela con toda la humanidad (menos los malos), sino que la va a quebrar, despilfarrando a manos llenas su riqueza como si fuera propia.
Cuidado es lo que hay que tener con eso de legalizar las drogas. Hace muchos meses lo promovimos desde esta columna, pero insistimos en que tiene que ser una iniciativa universal proveniente de las Naciones Unidas para que tenga éxito. El concepto no es nuevo. Hace un par de décadas el Ingeniero Carlos María Jiménez nos lo mencionó en el Aeropuerto Juan Santamaría. En ese entonces no nos pareció tan buena idea, pero a través de los años le hemos dado reiteradas veces la razón a nuestro amigo.
Es un tema complicado que puede tener buenos resultados o puede ser cuchillo para el propio pescuezo. Los ejemplos de Suiza y Holanda, intentándolo por su cuenta en reductos limitados, no funcionaron más que para que algunos se aprovecharan. La iniciativa tiene que empezar en los grandes mercados- Unión Europea y Estados Unidos- para que sea efectiva. Un reciente artículo de don Francisco Dall’Anese recoge bien esos peligros.
Nos gusta la gente que tiene la hidalguía de reconocer un error y nos gustaron las declaraciones del árbitro de fútbol don Walter Quesada. El arbitraje es uno de los oficios más ingratos, por cuanto cualquier error bienintencionado se vuelve motivo de insultos y ofensas. El señor Quesada, con altura, reconoció su “terror” en un juego, dio explicaciones, aceptó la sanción e hizo recomendaciones que deberían de ser atendidas para mejorar la conducción de los partidos.

Lic. Humberto Pacheco A., M.C.L.
[email protected]