Persiste entrada de autos chatarra
Enviar

Regulación vigente desde 2012 no es impedimento

Persiste entrada de autos chatarra

Al menos 1.300 de estos vehículos circulan en el país

El timo de venderle un vehículo “chatarra” al mismo precio de un auto en buen estado prevalece en el país, por lo que tomar medidas para evitar ser uno de los afectados no deja de ser importante.

201405122202080.n22.jpg
Cerca de un 15% de los carros provenientes del mercado estadounidense son considerados como pérdidas totales, o al menos, ingresan al país con un defecto importante en su carrocería o funcionamiento.
Estos resultados se desprenden del último estudio realizado a manos de la Asociación de Importadores de Vehículos y Maquinaria (Aivema).
Esta práctica es prohibida desde octubre de 2012, momento en el que entró en vigencia la ley de tránsito que ya incluye un apartado específico para la problemática, pero que no es aplicada cabalmente aún.
Hoy en día cerca de 1.300 vehículos que ingresaron al país, provenientes del mercado estadounidense, son considerados como chatarra o pérdidas totales.
Esto equivale al 15% de las importaciones, que sumó más de 9 mil vehículos el año anterior.
Previo a 2011, se calcula que la cifra era más alta, alcanzaba hasta el 50%, y aunque ha disminuido, lo ideal es que sea mucho menos, ya que la prohibición de la ley es completa, explicó Liliana Aguilar, directora ejecutiva de Aivema.
Diversas campañas intentan concientizar al público, y existe menor mercado para los vehículos chatarra gracias a la incredulidad de compradores mejor educados.
Sin embargo, el problema es que apenas termina la campaña, empiezan a repuntar de nuevo los números, añadió Aguilar.
La característica principal de esos vehículos es haber pasado por algún tipo de accidente en Estados Unidos, en el que la carrocería fue afectada por un choque, o hasta haber sido inundado.
Luego de estos altercados, los autos entran en subasta, son comprados por importadores, que se encargan de reconstruirlos para luego ingresar al país.
El mayor problema es que su reparación puede no ser ejecutada de la mejor manera, y aunque así fuera, no garantiza que el vehículo ofrezca la misma seguridad a sus pasajeros, dijo Carlos Aguilar, vocero de Aivema.
Parabrisas de seguridad y bolsas de aire son algunos de los detalles de los que carecen esas unidades, por lo que más allá de una inversión perdida, al adquirirlos también disminuiría considerablemente su seguridad y la del resto de pasajeros.
Al entrar al país, los autos son vendidos en ocasiones, con menos kilometraje del que realmente poseen, pero al mismo costo que un auto del mismo año y modelo, que sí está en buenas condiciones.
Por apariencia, es fácil dejarse llevar por una compra que parece   atractiva, pero que  a final de cuentas no lo es.
Tomar medidas para no caer en esta trampa no es tan difícil, sus opciones son acudir a agencias del sector automotor de autos nuevos que también cuentan con sección de usados, o bien, buscar importadores confiables.
Las primeras, en su mayoría, realizan un estudio de cada unidad de usados que reciben, por lo que existe una garantía que además llevaría el nombre de la agencia.
Además, no hay que generalizar, ya que existen muchos importadores que sí le ofrecen autos usados en buenas condiciones.
Lo más importante es solicitar documentos que después puedan respaldar su compra, que van desde declaraciones legales que certifiquen el valor y millaje del auto.
Uno de los mayores respaldos que puede adquirir como consumidor, es incluir en la escritura de compra-venta una nota en donde el importador asegure que el vehículo no fue declarado como pérdida total en ningún momento.
Verificar en sitios web también es una opción que le asegura la compra del vehículo, uno de ellos es carfax.com.
Estas páginas le permiten conocer, a través del numero de VIN, el antecedente del auto antes de ingresar al país.

María Fernanda Cisneros
[email protected]
@mcisnerosLR

Ver comentarios