Logo La República

Miércoles, 14 de noviembre de 2018



EDITORIAL


Nuevas cargas, pocos resultados

| Sábado 14 abril, 2012




Causas diferentes y que nada tienen que ver con el precio del crudo en el mundo, aumentan en gran medida el precio de los combustibles en el país

Nuevas cargas, pocos resultados

Asegurar que el alto costo de los combustibles en Costa Rica responde a factores internacionales, ha sido siempre uno de los razonamientos que hacen tanto Aresep como Recope.
Sin embargo, detallando un poco más se encuentran causas diferentes y que nada tienen que ver con el precio del crudo en el mundo.
Por ejemplo, ahora una nueva alza de los combustibles golpea a la población, no solo a quienes cargan los tanques de sus automóviles, sino al resto que verá incrementar los precios de muchas cosas por haber aumentado el costo de su transporte.
Pero resulta que más allá del precio internacional, internamente se le acaban de reconocer a Recope ¢44 más por cada litro de hidrocarburo que comercializa, tal como lo señala una nota de este medio el viernes anterior.
El ajuste se da porque Aresep reincorporó a las tarifas el monto que le había rebajado a Recope como castigo por haber cerrado 2010 con un millonario excedente. Es decir, se acabó la sanción pero… ¿no será que nuevamente podrían estar acumulándose los millonarios excedentes que en aquel momento no fueron utilizados?...
Por otro lado, los tributos son el otro factor que hace que las gasolinas en el país hayan alcanzando el más alto costo del que se tiene registro. Los costarricenses deben pagar el llamado impuesto único, consistente actualmente en ¢216 por cada litro de gasolina súper que necesiten consumir y en el caso de la plus la carga impositiva es de ¢206 por litro. Es decir, que los impuestos que se pagan por estos combustibles constituyen casi el 30% de su costo total.
Todo lo anterior es adicional, desde luego, al razonable margen de utilidad que deben obtener las gasolineras por el servicio que prestan.
Además de todo esto, nos parece que debería haberse encontrado un mecanismo idóneo para acabar con el desfase permanente entre los movimientos del precio del crudo en el exterior y lo que ocurre con los costos de los combustibles en el país a causa de ello.
Por diversos rubros, los costarricenses pagan diversos impuestos que, en conjunto, significan una fuerte carga.
Sin embargo, esto no siempre se ve reflejado en buenos y oportunos servicios. Una situación que, sin duda, tiene que cambiar.