Logo La República

Lunes, 10 de diciembre de 2018



COLUMNISTAS


Mi Triunfo en otra lectura

Claudia Barrionuevo [email protected] | Lunes 20 octubre, 2014


Mi (obra de teatro) “Triunfo”, perdida en un cajón durante años, existe y sigue viva…


Mi Triunfo en otra lectura

Conocí al reconocido dramaturgo argentino Mauricio Kartun en 1998 en Madrid y en las breves conversaciones que tuvimos allí, y algunas veces en Buenos Aires, coseché múltiples enseñanzas. Una de ellas fue que participara en cuanto concurso se me cruzara por este arduo camino. Así lo hice y, aunque gané menos certámenes de los que participé, todos me sirvieron de aprendizaje.
En 2006 escribí “Triunfo en Paralelo 60, historia de un concurso en 20 retazos de monólogos” y la presenté al concurso, que ahora se llama “Escena Viva”, del Centro Cultural de España. Mi texto no fue seleccionado y quedó guardado en el archivo de las obras inéditas.
El año pasado, una joven y entusiasta directora, Katherine Peytrequín, me pidió una obra que no hubiera sido puesta en escena, que tuviera pocos personajes y, ojalá, femeninos. Tenía dos que se adaptaban a sus necesidades: “Tania a los 33”, que fue publicada en la Revista Conjunto número 139 de Casa de las Américas, y “Triunfo…”. La Pey, como le dicen a Katherine, escogió la segunda.
Ella sí ganó un concurso: el programa Proartes del Melico Salazar la premió con la posibilidad de montar y girar el texto de mi autoría 
Remontándome al pasado, en 1987, cuando yo era una joven que aspiraba a ser directora (aún menor que Peytrequín hoy), escogí el texto teatral de un autor vivo y costarricense, para debutar profesionalmente. Puse en escena “La casa” de Daniel Gallegos y aprendí muchísimo de mi relación con él de directora a dramaturgo. Esos conocimientos los he podido aplicar en estos últimos años, cuando un par de jóvenes, me han pedido mis obras para montarlas.
Del célebre director, dramaturgo, novelista y Premio Magón de 1998, aprendí a respetar el trabajo de un director que, siendo fiel al texto de un escritor, reelabora un nuevo sentido, una lectura personal, su propia puesta. Daniel solo asistió al ensayo al que lo invité, pidiéndome permiso para intervenir (con su gran experiencia como director de actores), y acompañándome con fervor a varias funciones con sus invitados.
Así asumí la labor de Katherine Peytrequín. Fui al estreno de su puesta en escena en Gráfica Génesis con mis hijas y amigos más cercanos. Le agradecí esa y todas las veces que exhibió mi texto (mi “hija”) ante diversos espectadores. Su grupo, “Raíz”, se presentó en la sala de mi casa ante otro grupo de amigos y familiares.
Me encanta la innovadora puesta en escena de “Triunfo…”. No era la que yo había imaginado cuando la escribí, pero la frescura del montaje y la relectura de los personajes me resultan fascinantes. Observar el disfrute del público en cada función a la que asistí es un regalo.
La perseverancia y el trabajo de La Pey consiguieron, no solo una buena cantidad de presentaciones, incluso fuera del Valle Central, si no la participación del Grupo Raíz en el Primer Festival Iberoamericano de Teatro en Guatemala el fin de semana pasado.
Mi “Triunfo”, perdida en un cajón durante años, existe y sigue viva…

Claudia Barrionuevo
[email protected]