“Me he enamorado de la pasión que tiene la orquesta”
Carl St. Clair tuvo ayer su segundo ensayo como director titular con la OSN.Esteban Monge/La República
Enviar

ENTREVISTA

“Me he enamorado de la pasión que tiene la orquesta”

Carl St. Clair, nuevo director titular de la OSN, conversó con Magazine

Los integrantes de la Orquesta Sinfónica Nacional han sorprendido al maestro norteamericano Carl St. Clair, porque han demostrado mucha disciplina y carácter, para seguir superándose cada día.
El nuevo director titular de la agrupación, quien es oriundo de Texas, conversó con Magazine sobre su puesto y sobre los objetivos que tiene a futuro con el grupo.

201403042156190.m11.jpg
• ¿Por qué aceptó el puesto como director titular de la OSN?
Primero porque creo en la misión cultural de este país de llevar la música a todas las personas, es un derecho que tienen todos, que a través de la música, el arte, la cultura, podemos incrementar el alma del país, incrementar la calidad de vida de los jóvenes, abrir sus mentes, sus corazones, sus espíritus, y dirigirlos por un camino saludable.
Nunca se pierde el tiempo cuando alguien aprende a tocar un instrumento, asiste a clases musicales o escucha música, es parte de la existencia del ser humano, siempre es positivo.
También me he enamorado de la pasión que tiene la orquesta, en su manera de tocar la música, así es como yo siento la música, con pasión. Estoy muy honrado de tener este cargo, me siento muy bendecido.

• ¿Cuáles aspectos tomó en cuenta antes de aceptar el cargo?
Lo primero que tomé en cuenta fue el contar con el tiempo necesario para trabajar bien con la orquesta, porque tengo otros puestos alrededor del mundo. Conversé mucho sobre el rol que voy a tener aquí y qué se esperaba de mí, y quise asegurarme que soy la persona adecuada para este trabajo y que puedo dar el 100% de mí mismo.
Otro factor fue que mi época fuerte con esta orquesta es cuando otras orquestas con las que trabajo están en receso, así que podemos concentrarnos en los objetivos que tenemos aquí.

• Es su primera vez como director de una orquesta nacional…
Sí, es una gran oportunidad y una gran responsabilidad al mismo tiempo. Es una oportunidad brillante para cumplir con los estándares de un país y para demostrarles a las personas los logros que se pueden alcanzar en este campo; demostrar que se pueden elevar los estándares de calidad de las interpretaciones y buscar nuevos horizontes.

• Ya ha hecho dos ensayos como titular. ¿Qué impresión le dejó la orquesta?
Cuando una orquesta trabaja tres o más años sin un líder (director titular) es muy difícil y algo que me ha sorprendido siempre es la disciplina de esta orquesta.
Este grupo sin tener un líder constante ha demostrado un carácter muy fuerte, que le ha permitido ser muy disciplinado, cumplir con estándares de calidad y cada vez que vengo, veo la pasión que ponen en cada presentación, ensayo, y eso es un buen signo porque me demuestra realmente cómo es esta orquesta, la calidad de los músicos y su carácter.
Estoy muy orgulloso, porque este grupo asume la responsabilidad de representar a un país, tocar seriamente, alcanzar objetivos.

• ¿Hay algo que usted quiera cambiar o trabajar más junto a la orquesta?
Cuando trabajamos todos los días, en cada ensayo, cada vez que paramos de interpretar una obra y luego seguimos, estamos trabajando en muchas cosas a la vez, en el tono de la orquesta, la calidad del sonido, y en nuestra habilidad de tocar juntos y por separado. El trabajo con una orquesta nunca termina, sino que hay que contar con gente talentosa que quiera aprender y crecer juntos, y los hombres y mujeres de esta orquesta son así.

• Muchos músicos han manifestado estar muy felices porque usted aceptó el puesto
Eso me tiene muy honrado, es un gran reconocimiento para mí. Mi modelo básico de vida es trabajar duro, ser honesto, agradecido y sobre todo humilde. Es algo que aplico donde quiera que voy.

• ¿Cuál es en su opinión la obra más difícil que va a interpretar la OSN durante este año?
En un repertorio aunque la obra sea sencilla de tocar, siempre tiene su dificultad, porque puede tener miles de notas y cada una es especial, con su propia calidad, forma.
Una obra puede ser emocionalmente difícil de entender como la Tchaikovsky No.5 y Mahler No.9 (sinfonías), mientras que otras pueden ser complicadas por la cantidad de notas que hay que tocar, como las sinfonías de Mozart.
Así que no creo que el repertorio de la orquesta tenga una obra difícil en particular, más bien considero que está lleno de obras que representan diferentes retos para el grupo, y por eso están ahí, para trabajar duro y ser una mejor orquesta.
Uno de mis objetivos es que la orquesta sea más profunda emocionalmente, con habilidades técnicas, intelectuales.

Carolina Barrantes
[email protected]
@cbarrantesLR

Ver comentarios