Mar amenaza economía en las costas
El exceso de sedimentos puede afectar la visualización de los arrecifes de coral y los pastos marinos.
Enviar

Riqueza marina, turismo e inversión en riesgo por erosión

Mar amenaza economía en las costas

Situación será crítica a mediano plazo, advierten biólogos y oceanógrafos

La fuerza del mar amenaza los ecosistemas, el turismo, el comercio y el desarrollo inmobiliario en algunas costas. Se trata de la erosión, un fenómeno que implica la pérdida de tierra en las playas por grandes olas, el viento y un exceso de sedimentos.
Esto es producto del efecto invernadero, el dióxido de carbono y  la contaminación generada por actividades humanas.
Si no se hace algo la situación será crítica a mediano plazo. Las poblaciones corren el riesgo de tener que buscar nuevas actividades para subsistir y se contraerá la inversión, advierten algunos expertos.
Dos zonas que preocupan son Cahuita y Gandoca, porque pertenecen al y a un Refugio Nacional de Vida Silvestre. Entretanto, en el Pacífico se habla de Playa Tárcoles y Palo Seco como las más afectadas.
“La arena que queda flotando por el exceso de sedimentos, daña la visualización de los arrecifes de coral y los pastos marinos. Afecta el buceo”, dijo Lilliana Piedra, bióloga marina de la UNA.
De la investigación se desprende que otra actividad en riesgo es la observación de las tortugas marinas. “Cuando chocan con pared se devuelven”, dijo Piedra.
Los cruceros no escapan al problema debido a que el exceso de vegetación muerta puede ahuyentar a los turistas.
En términos de infraestructura, mientras en la zona de Gandoca hay desde pequeños hoteles hasta casas abandonas; en Playa Palo Seco y Playa Bejuco abundan los letreros de se vende.

201402282329100.n333.jpg
“En Palo Seco hay construcciones que no pudieron seguirlas y casas deshabitadas porque el mar estaba llegando al frente. Lo que se debe hacer es un plan de manejo de zonas costeras a 20 años”, comentó Omar Lizano, del Centro de Investigación de Ciencias del Mar y Limnología de la UCR.
La franja de 50 metros de Zona Pública y los 200 metros de la Zona Marítimo Terrestre bajo la que se edificaron algunas propiedades es probable haya cambiado.
No obstante, para fijar nuevos límites se necesitaría un proyecto de ley y esto podría constituir un problema por lo cambiante de las condiciones, a criterio de Max Lobo, director del Instituto Geográfico Nacional.
En términos de compra y venta de propiedades, los lugares de riesgo están identificados.
“La inspección, la asesoría profesional y la revisión de la información en fuentes como la CNE con sus mapas de riesgos son herramientas que todos debemos tener presentes al adquirir una propiedad”, dijo Andrés Zamora, presidente de la Cámara de Corredores de Bienes Raíces.

María Siu Lanzas
[email protected]
@La_Republica

Ver comentarios