Vladimir de la Cruz

Vladimir de la Cruz

Enviar
Miércoles 25 Abril, 2012


PIZARRON
La Alianza PASE el PLN

La Alianza por Costa Rica, proyecto legislativo unitario de los partidos opositores al gobierno liberacionista (PLN), tenía mal pronóstico hacia la sesión legislativa del próximo primero de mayo. Veamos.
En primer lugar, durante este año la Alianza no articuló un solo proyecto de ley resultado de ese rejuntado de partidos. Ni siquiera un discurso unitario ni una visión país en proyectos comunes de esos partidos. Ni un esquema mínimo de coalición de partidos de oposición contra el PLN en perspectiva del 2014, lo cual parece más lejano.
En segundo lugar, dentro de la Alianza, el partido Acción Ciudadana (PAC) primero, por medio de su jefe indesplazable Ottón Solís, cuestionó al candidato acordado por la Alianza del partido Movimiento Libertario (ML), creó la primera fisura importante y tensó la relación de los partidos que la constituían.

En tercer lugar, el mismo Ottón Solís le propició a la Alianza un gancho al hígado y golpe al mentón, que la tumbó a la lona, con el acuerdo de la Reforma Fiscal, que como el PAC no pudo explicar ni a sus propias bases, con pésima imagen pública e hirió sorpresivamente a los otros partidos de la Alianza por la acción ciudadana de Ottón, que dividió a sus propios diputados.
En cuarto lugar, el candidato del ML, además de ser cuestionado por su papel en la campaña económica del ML de las últimas elecciones, se declaró sibarita de las ilegales y crueles peleas de gallos, lo que le terminó restando apoyo y justificó su rechazo por parte de los otros grupos de la Alianza, y facilitó la estampía que hicieron los diputados del Partido Accesibilidad sin Exclusión (PASE), cuyo principal líder había manifestado la posibilidad de unirse al PLN en iguales términos que lo hicieron el pasado lunes 23 de abril, con el único interés de dirigir el Directorio Legislativo, sin ningún otro proyecto político de fondo.
En quinto lugar, la tal Alianza era apenas un proyecto muy coyuntural para disputar solo la mesa directiva de la Asamblea Legislativa, dejando fuera de ella al PLN. Toda la discusión ha girado alrededor de esto sin ningún otro contenido.
En sexto lugar, el PLN no cometió la tontería del año pasado de asustar a los opositores de que tenía controlada su elección al frente del Poder Legislativo. En su silencio parecía débil y asustado, pero con capacidad de dar los confites para que los partidos PASE y Restauración liben el Directorio Legislativo y las mieles del poder por 12 meses.
El PLN no tiene fuerza legislativa por sí solo pero sí tiene maña. Su habilidad en el acuerdo del lunes 23 logra distraer por esta semana los temas que zarandean a ministros, al Consejo de Gobierno y a la misma Presidenta.
Quien dirige el Poder Legislativo puede dirigir el país. La Asamblea Legislativa en manos del PASE, con todo respeto político, solo provocará ayuda humanitaria de la Cruz Roja Internacional para el país, porque ni la CCSS puede ayudar… a los diputados.
Señorío, Distinción, Majestuosidad legislativa es necesaria. El hábito no hace al monje, pero lo distingue.

Vladimir de la Cruz