Mónica Araya

Mónica Araya

Enviar
Martes 14 Enero, 2014

De acuerdo con el estudio de “Hay Group” de 86 mil líderes a nivel mundial, el 55% está creando climas desmotivantes o desfavorables


Inversión en liderazgo

Esta es una época en que las organizaciones enfrentan grandes desafíos para asegurar su futuro; sin importar su naturaleza, ya sea pública o privada, con o sin fines de lucro, formal o informal.
Algunos de estos retos son:
A. Los altos aumentos en los costos
B. Mercados internacionales fraccionados
C. La lucha por mantener la fuerza laboral
D. Históricamente el número más alto de personas clave dentro de la organización en proceso de jubilación
E. Y la intensa competencia global por el personal más talentoso.
Esto obliga a encontrar una manera de identificar y desarrollar aún más los posibles líderes del futuro, dentro o fuera del actual organigrama. Pero, “¿qué características se buscan o se deben desarrollar?
Las cualidades y capacidades que cada vez son más necesarias a desarrollar o que se buscan en ese posible candidato, tienen que ver con su disposición y actitud a estirarse más allá de sus responsabilidades actuales; capacidades que pueden contribuir al desarrollo de su crecimiento personal, del equipo de trabajo y de la institución. Algunas de esas cualidades son:
• El deseo de aprender: La voluntad de asumir un riesgo a cambio de la oportunidad para aprender algo nuevo. Este factor refleja la confianza de una persona en el estiramiento más allá de su zona de confort

• Amplitud de perspectiva: La capacidad de incorporar múltiples perspectivas y disciplinas en la evaluación y resolución de problemas. Se basa en el examen de una determinada situación dentro de una visión más amplia de la organización en su conjunto. Esta capacidad es más importante en cuanto aumenta el rango de responsabilidad. Esto incluye la colaboración horizontal y vertical e inclusive entre sectores

• Entender a los demás: La capacidad para percibir con precisión de otras personas perspectivas y experiencias. Este factor refleja la motivación de un individuo y capacidad de aprender de los demás —en particular los que tienen diferentes puntos de vista— por escuchar con atención y respeto, pero sin dejar de actuar en el momento indicado

• Madurez personal: La capacidad de ver las críticas y las dificultades como oportunidades para el aprendizaje y el crecimiento. Se sabe que el camino hacia el liderazgo puede ser difícil, incluso doloroso, con retrocesos a veces. Este factor tiene que ver con la capacidad de una persona para mantener el equilibrio emocional y seguir aprendiendo aun cuando enfrenta una crisis. No solo el control personal, sino el apoyo que pueda ejercer a equilibrar las emociones del resto del equipo.
El liderazgo es el factor más influyente para determinar el crecimiento organizacional.
Según “Hay Group” 40 años de investigación sobre este tema, demuestran que el estilo de liderazgo influye hasta en un 70% de la variación del clima laboral. Por lo tanto, un ambiente de trabajo positivo es crítico para el éxito en los negocios. Pero de acuerdo al estudio de “Hay Group” de 86 mil líderes a nivel mundial, el 55% está creando climas desmotivantes o desfavorables.
“No es suficiente que hagamos lo mejor; a veces tenemos que hacer lo que se requiere que hagamos.” Winston Churchill.

Mónica Araya

Presidente CRECE