Hernández promete el mejor gobierno de la historia
Durante la Asamblea Nacional, Hernández confirmó a Rodolfo Piza como su candidato a la vicepresidencia. Los acompaña Marcelle de Mezerville, esposa del candidato del PUSC. Esteban Monge/La República
Enviar

Reactivar tren de costa a costa es una de sus metas

Hernández promete el mejor gobierno de la historia

“El último gobierno del PUSC no toleró la corrupción”, indica socialcristiano

En medio de un ambiente de gran celebración y con la Canción de la Alegría como tema de fondo, Rodolfo Hernández, candidato por el Partido Unidad Social Cristiana (PUSC), prometió ayer a los costarricenses “el mejor gobierno de la historia” si él gana las elecciones de 2014.

201307282224020.n55.jpg
Sin entrar a discutir el legado de Alfredo Flores, “Pepe” Figueres o el doctor Calderón Guardia, el candidato socialcristiano indicó que la principal demanda de los costarricenses del siglo XXI está relacionada con la honradez y el combate a la corrupción.
En ese sentido, el rojiazul destacó que él es la persona indicada para frenar el abuso y el despilfarro, y mandar a la cárcel a los delincuentes de cuello blanco que tanto daño le han hecho a Costa Rica.
“Les hago la promesa de hacer el mejor gobierno, pero no es tan difícil, lo que quiere Costa Rica es tener un gobierno honrado, un gobierno donde no haya despilfarro y no se cambie el destino del dinero, vamos a basar todo en la honradez, en pasión por el trabajo y la honestidad a prueba de todo. El último gobierno del PUSC, deben recordar los costarricenses, no toleró la corrupción”, indicó Hernández.
El candidato se refiere a la postura que asumió Abel Pacheco entre 2002 y 2006, para pedir a la justicia que sus correligionarios Rafael Ángel Calderón y Miguel Ángel Rodríguez enfrentaran por supuestos actos de corrupción.
En ese sentido, resaltó que al postular su nombre a la Presidencia y dejar el cargo de director del Hospital de Niños, dejó su vida pública y privada al escrutinio con la conciencia tranquila, “pues nadie puede achacar nada por haber incurrido en falta ética, o judicial”.
Por otra parte, Hernández indicó que el país “no debe darse el lujo de desperdiciar otros cuatro años, ensanchando la brecha entre los ricos y los pobres” y que un nuevo gobierno de Liberación Nacional sería simplemente “catastrófico”.
Dichas palabras las brindó Hernández durante la Asamblea Nacional del PUSC en el Hotel Herradura, el cual se vistió de rojo y azul para recibir a los delegados del partido, quienes ratificaron al candidato a la Presidencia y a los aspirantes al Congreso. 
A diferencia de las últimas dos elecciones en que el PUSC parecía un Club de Amigos por su escasa participación y no un partido político, la Unidad Social Cristiana que se enfila para los comicios de febrero de 2014 denota una gran vitalidad de su dirigencia.
Banderas y entusiastas dirigentes de Limón, Puntarenas, Guanacaste y otras zonas alejadas de la capital, inundaron el salón de dicho hotel, tal y como lo hicieron los socialcristianos de otras épocas en sus mejores tiempos antes de los escándalos de corrupción.
Durante su discurso, Hernández también dio a conocer sus “diez mandamientos de campaña”, los cuales son las propuestas de trabajo que su equipo de gobierno desarrollaría de llegar él a la Presidencia de la República.
Entre las más llamativas se encuentran la reactivación del tren desde “Limón hasta Puerto Caldera” y la limitación del sistema del concesiones para obras que requieran una “total construcción y no un recarpeteo”.
“Afortunadamente tenemos a un hombre como Miguel Carabaguíaz, en el que se puede confiar para continuar con los planes del tren. De llegar a ser presidente, le pediríamos que siga y que cumpla con ese plan, con todo el respaldo que puede darle un gobierno y con más dinero para que pueda hacerlo”, indicó Hernández.
En la Asamblea Nacional no participaron los expresidentes Calderón y Rodríguez.

Esteban Arrieta
[email protected]

Ver comentarios