Golpe de timón en Guanacaste
Regresar a la investigación en agricultura, para mejorar la productividad con el aprovechamiento de nuevas herramientas de trabajo es una de las muchas soluciones para reactivar la producción y generación de empleo en la zona, dijo Razziel Acevedo, director de la UCR en Guanacaste. Esteban Monge/La República
Enviar

Cambiarán perfil de profesionales para combatir el desempleo

Golpe de timón en Guanacaste

Romper con la dependencia del turismo y agro es la apuesta

Para impulsar la generación de empleo, el principal problema en Guanacaste, la provincia impulsa las carreras innovadoras, menos dependientes del turismo y agro tradicional.

201307242226470.n111.jpg
Dos ingenieros y un físico son parte del equipo de trabajo que lidera Franklin Chang en Ad Astra Rocket, con sede en Liberia. Esteban Monge/La República
Se trata en gran parte de una evolución en la forma de educar a los jóvenes de la región, más que todo por la inversión de parte de dos universidades estatales.
Tanto el estudiante como el inversionista corren un riesgo en este nuevo plan; sin embargo, para mucha gente es un momento propicio para invertir, sea su tiempo o su dinero.
Invertir en nuevas carreras es necesario para revertir la pobreza y falta de ocupación en Guanacaste.
Por eso, en la época después de la crisis económica, seis universidades han hecho inversiones importantes en la zona, sobre todo para impartir carreras novedosas.
Entre ellas, ha sido impactante la incursión de la UCR —la de mayor tamaño—, que en los últimos tres años ha graduado en promedio unos 180 estudiantes de carreras no tradicionales en la zona como ingeniería eléctrica, derecho y turismo ecológico.
201307242226470.n.jpg
Para incrementar la oferta actual, está en estudio además un préstamo por $4 millones, para instalar nuevos laboratorios para impartir cursos en física, biología y tecnología de alimentos.
En tanto, cuatro universidades privadas —Latina, UACA, Central y San José— atienden las necesidades inmediatas del mercado, principalmente profesionales especializados en distintas ramas de turismo, construcción y agricultura.
Entre los sectores industriales con oportunidades de crecer está el de metalmecánica, aprovechando el arraigo impresionante que ha tenido en los últimos años la empresa Ad Astra Rocket, la cual trabaja en la investigación de nuevas fuentes de energía.
Presidida por Franklin Chang, la empresa ubicada en Liberia ya cuenta con una fuerza laboral directa e indirecta que puede llegar a los 800 empleos, y sería el núcleo de este sector, que además requiere especialistas en metalmecánica, física y técnicos, actualmente contratados en distintas partes del país.
“La zona de Guanacaste es idónea, fresca y atractiva para inversión tecnológica de punta que se basa en la economía del conocimiento”, dijo Chang.
Otra área con oportunidad de crecer es la de los servicios, para los guanacastecos que aprovechen la desaceleración económica actual, para aprender destrezas en otras áreas, desde finanzas y contabilidad hasta administración y mercadeo.
La zona ya goza de una población altamente bilingüe, a raíz del auge turístico de hace una década, y una logística envidiable, sobre todo al contar con las modernas instalaciones aeroportuarias de Liberia, así como una red de telecom de punta.
En este apartado, la UNA, presente en la provincia desde 2011, ofrece cursos dedicados a logística y comercio exterior.
En Guanacaste habría espacio también para el agro, siempre y cuando innove, sobre todo en los productos de valor agregado.
Por cierto, la demanda para la llamada comida preparada —productos listos para comer— ha crecido un 20% en el mercado nacional, desde 2010, según un estudio de Euromonitor.
Evolucionar en esta dirección, sería una salida para una región, cuyos altos costos de mano de obra han causado problemas en los últimos años.
Esto debido a que en los últimos tres años las importaciones de carne, han crecido un 42%, especialmente provenientes de Nicaragua, cuya calidad en general es buena, y el costo a menudo es menor que el de la nacional.
Lo mismo sucede con el arroz, que tiene un costo menor en Estados Unidos, de donde se puede importar cada año más, bajo los términos del Tratado de Libre Comercio entre Centroamérica y ese país.
Un cambio profundo en la producción de la provincia tiene riesgos para el estudiante, al escoger una carrera a la cual no llegue la inversión suficiente para que sea contratado.
Mientras tanto, el riesgo del inversor es reducido, al aprovechar una mano de obra guanacasteca competitiva, con una gran necesidad de trabajo.

Luis Cascante
[email protected]

Ver comentarios