Enviar
Flores para Herediano
Los rojiamarillos lograron un empate ante el Real Salt Lake, más que suficiente para clasificar

Herediano luchó, luchó y consiguió un merecido premio al clasificar a la siguiente ronda de la Liga de Campeones de la Concacaf.
Los rojiamarillos lograron un empate a cero en casa del Real Salt Lake, de Estados Unidos, y eso es suficiente para llevarse el boleto de su grupo como primero con diez unidades.
Un equipo bien parado, esforzado y con mucha entrega fue lo que presentó Claudio Jara en el estadio Rio Tinto, con tres jugadores con la tarea de recuperar, pero que al mismo tiempo saben salir jugando como lo son José Miguel Cubero, Esteban Granados y Carlos Hernández.
Además, ahí estuvo Leonel Moreira para responder cuando la defensa no pudo.
Los peores momentos del partido para los rojiamarillos fueron en el primer tiempo, ya para el segundo los estadounidenses se quedaron sin gasolina.
Hubo una jugada que pudo cambiar el partido y fue con solo dos minutos de juego, cuando una mala devolución de Esteban Ramírez, ayer no tan fino ni metido en el juego, terminó en el delantero Fabián Espíndola, que se fue solo ante Moreira, se quitó al portero, pero su disparo se estrelló en el horizontal.
Le costó a Herediano quitarse la presión, marcar a Espíndola era todo un dolor de cabeza y ni que decir de Javier Morales, el encargado de la creación.
Pero poco a poco los florenses comenzaron a encontrar más el balón y después de 20 minutos pudieron llegar al marco defendido por Nick Rimando.
Sin embargo, cuando los florenses empezaban a tomar confianza en esas idas al área rival, una jugada a balón parado volvió a exigir a Moreira y al 41’ antes de irse al descanso, Will Johnson no pudo terminar una conexión con Morales y su disparo terminó directamente en el meta.
Para el complemento, Herediano arrancó más fuerte y estuvo a punto de anotar, primero con un remate de Ramírez y luego sería Yendrick Ruiz, quien vería cómo su disparo terminó en el poste.
Los florenses siguieron con el mismo orden defensivo y los estadounidenses, por la presión y el cansancio, se fueron quedando sin ideas sin saber qué hacer con el balón.
El joven Elías Aguilar sacó un trallazo al 71’, pero Rimando se lo negó y los últimos minutos fueron más de corazón que de ideas por parte de los locales y Herediano a pura experiencia manejó las acciones hasta que llegó el pitazo final y con ello el boleto a la siguiente fase de la Liga de Campeones.

Dinia Vargas
[email protected]
Ver comentarios