Enviar
Trabajos se empezarán a perder en menos de un año
En riesgo obras de trocha

Ratifican errores de construcción en vía

Al margen de todos los problemas detectados en la trocha 1856, Lanamme recomendó ayer salvar esa vía fronteriza.
En ese sentido pidió al gobierno invertir los recursos que sean necesarios.
Esto porque de esa ruta de emergencia se generarían muchos beneficios, entre ellos, dinamizar la economía de la zona y lo más importante, dotar al país de una vía paralela al conflictivo río San Juan.
Aunque no maneja un estimado de lo que costaría arreglarla, el Laboratorio Nacional de Materiales y Modelos Estructurales (Lanamme) considera que el país sí tiene los recursos financieros y técnicos para salvar la obra.
Asimismo, podría ser más caro dejarla perder que terminarla. En principio sería menos de los ¢52 mil millones presupuestados al inicio de la construcción.
La decisión debe tomarse pronto, pues de no hacer nada, en un plazo no mayor a un año se empezaría a perder el grueso de las obras realizadas hasta el momento.
En una comparecencia de más de dos horas en la Asamblea Legislativa, Guillermo Loría, representante de esa institución se refirió a los problemas detectados en esa ruta.
Asimismo, señaló las labores que deben ejecutarse para evitar su pérdida.
Entre los problemas estructurales detectados se encuentran la ausencia de un diseño estándar para toda la vía, así como trazados irregulares que “evidentemente no fueron hechos por topógrafos”.
Sin embargo, la principal carencia está relacionada con los sistemas de drenaje y alcantarillado, los cuales, podrían destruir la trocha si no se corrigen.
“Es evidente que no hubo planificación a la hora de construir. Hemos encontrado problemas que son muy básicos”, expresa Loría.
En agosto del año pasado Laura Chinchilla ordenó la construcción de la trocha 1856.
Los problemas de navegación que empezó a tener el país en el río San Juan la hicieron tomar esa decisión.
A los pocos meses de iniciada la construcción de esa ruta de emergencia, empezaron a surgir varios cuestionamientos.
Entre ellos, algunos relacionados con la carencia de permisos ambientales, y la supuesta ausencia de profesionales para dirigir la construcción de la obra.
Por estos hechos, varios funcionarios del Conavi fueron separados de sus cargos, mientras que la fiscalía abrió una investigación para determinar posibles delitos de corrupción.
Hasta el momento no se sabe a ciencia cierta cuánto dinero gastó el Estado en la construcción de la trocha.

Esteban Arrieta
[email protected]

Ver comentarios