En recuperación, inversión privada
Enviar
Creció un 9,5% al primer semestre
En recuperación, inversión privada

Impulso por compra de equipo y maquinaria

La inversión privada afianza su recuperación, pese al crecimiento moderado de la economía y el pesimismo de los propios empresarios.
Una mayor demanda de los productos y servicios nacionales es la razón de que las compañías nacionales destinen más recursos a la compra de maquinaria y bienes para incrementar su producción.

Durante la primera mitad del año, la inversión empresarial creció un 9,5%, en términos reales, comparada con la del mismo periodo de 2011.
La expectativa es que el dinamismo se mantenga hasta finalizar el año y durante los próximos dos años.
Precisamente es el mejoramiento en las condiciones económicas lo que llevó a los empresarios nacionales a inyectar dinero a sus compañías.
Para ello destinaron más de $1,1 mil millones a la importación de producto, maquinaria y equipo lo que significa un incremento del 20%, comparado con el primer semestre de 2011.
Con la inversión, las compañías aumentan su eficiencia.
En el análisis de los datos se excluyen las firmas de zona franca para tener un acercamiento más real de la economía local.
El sector industrial —motor de la economía nacional—, fue el que más dinero invirtió en la importación de equipo con $840 millones.
Incluso las empresas consiguieron sobrepasar, por casi $100 millones, el dato de 2008, año en que se dio el punto más alto de inversión antes de la crisis económica.
Algunas compañías optaron por realizar los cambios en su estructura a través de nuevos créditos, con lo que se explica el incremento de hasta un 10% en la cantidad de dinero que los bancos prestaron al sector privado durante el primer semestre.
Sin embargo, otras firmas locales han optado por realizar reinversión con la utilización de recursos propios.
Ese precisamente fue el caso de Turrones de Costa Rica, que amplió su fábrica usando las ganancias obtenidas durante 2011, dijo Alberto Soto, subgerente general de la compañía.
Por otro lado, la industria y la construcción son las que más recursos han destinado a la inversión.
En el primero de los casos a raíz del aumento de la demanda externa y, en el segundo, por la reactivación de la construcción privada.
“Se ha experimentado un aumento en la demanda, sobre todo en el primer trimestre. A partir del segundo se ha desacelerado”, dijo Silvia Barrantes, subgerente administrativa de Matra.
La baja en el ritmo coincide con el momento de incertidumbre económica por el que pasa el país.
Al no estar claro el panorama de los principales socios comerciales —Estados Unidos y Europa—, las empresas optan por mantener una posición moderada.
Asimismo, está el efecto que sufren las compañías locales de un estrujamiento del acceso a recursos frescos debido a la necesidad del Gobierno de financiarse.
Hasta que el sector público deje de absorber recursos y presionar las tasas de interés al alza, los empresarios seguirán con dificultades para financiar sus inversiones.

Oscar Rodríguez
[email protected]

Ver comentarios