Federico Malavassi

Federico Malavassi

Enviar
Miércoles 4 Marzo, 2015

Agradezco a Macho Pozuelo su valentía y disposición para explicar


Empresas costarricenses se van

Alimentos Jacks no es la primera empresa de costarricenses que anuncia que se va, no es la única que pretende sentar sus actividades en un lugar en donde le caliente mejor el sol y, además, no es la única que anuncia el tema.
Sin embargo, en una actitud de gran lealtad y mucha responsabilidad, Macho Pozuelo decide comunicarlo sin ambages, denunciar las circunstancias que lo obligan a tomar las decisiones y a enfrentar la crítica al respecto.
Unos y otros se han puesto a la defensiva y no han querido entender lo que sucede. El mérito de Macho Pozuelo se multiplica, pues ha ido a los medios a explicar lo que está sucediendo en nuestro medio, la dificultad para producir, la complicación para hacer las cosas, el prohibitivo costo de la energía que nos impide competir con éxito, la asfixia por tramitomanía y la constante amenaza de ahogar a la gente con nuevos impuestos.
¡Claro que duele! ¡Por supuesto que deja un mal sabor! ¿Por qué se va? Se va porque puede hacerlo, igual que quienes se deciden a irse a otro país a trabajar por falta de oportunidades. No se trata de gente vagabunda sino de gente que quiere trabajar, salir adelante y se ahoga en el contexto nacional.
Otros no pueden hacerlo por diversas circunstancias, diversos amarres que le impiden a cada cual trascender las fronteras, sobre todo cuando estas tienen un significado tan limitante.
Pero tomemos nota de que quienes se van, tienen las mismas razones que las de nuestros más destacados futbolistas, cuando emigran a ligas más productivas, mejor pagadas y más espectaculares. No es ingratitud, no es falta de amor a la Patria, no es desprecio por los costarricenses sino que es una obligación, incluso cristiana, de desarrollar los talentos.
¿Acaso el vecino de la zona sur, que incluso pone la propiedad de su familia en garantía para pagarse el viaje, puede ser acusado de mal patriota?
La diferencia es que Macho Pozuelo no se ha quedado callado sino que ha denunciado, ha advertido, ha explicado y ha subrayado los problemas que enfrentar los empresarios y los productores en nuestro país.
Algunos se dedicarán a atacarlo, otros a perseguirlo y discutirle. Lo verdaderamente patriótico será aprender la lección y endilgarle al Estado (y al gobierno, no solo al de turno) su ineludible responsabilidad. También debemos explicar que de nada sirven parchadas políticas sociales y exceso de gasto público en una sociedad en la cual no se generan sanos puestos de trabajo, ambiente apropiado para producir ni respeto a quienes quieren hacerlo.
Agradezco a Macho Pozuelo su valentía y disposición para explicar. Quien lo conoce sabe, además, que tiene gran responsabilidad social, mucha caridad e indudable solidaridad con las personas y las nobles causas. Me comprometo a divulgar sus razones, a comentar sus motivos y a insistir ante la sociedad para que cambiemos adecuadamente.


Federico Malavassi