Logo La República

Jueves, 27 de enero de 2022



EDITORIAL


El secreto a voces del contrabando

| Jueves 13 febrero, 2014



Por la actual situación de déficit fiscal en Costa Rica, las acciones para frenar el contrabando podrían tener un impacto positivo para equilibrar un poco ingresos y egresos


El secreto a voces del contrabando

Es algo que los gobiernos de turno han conocido siempre, las grandes cantidades de mercadería que entran de contrabando al país y luego se distribuyen por medio de redes dedicadas a esto.
No obstante, es recién ahora que aparentemente existe un interés por diseñar alguna política tendiente a minimizar el problema.
Será, al igual que otros serios problemas pospuestos, al próximo gobierno a quien le tocará actuar en esto probablemente.
El contrabando como se sabe, significa cuantiosas pérdidas para el fisco y, en algunos casos, hasta riesgos para la salud de los consumidores de ciertos productos.
Aparentemente el movimiento que llevaría a tomar las debidas acciones se desencadena porque 70 representantes de gobiernos centroamericanos, expertos en la materia y empresas multinacionales, reunidos durante la presente semana, han decidido unirse para encontrar la manera de iniciar el camino de frenar el contrabando.
Se trata de un plan bien pensado que permitiría analizar toda la cadena de comercio ilícito para ir identificando portillos y dando soluciones en cada país de acuerdo a las particularidades.
Aunque el problema del contrabando se da en todo el mundo, sabemos que en unos países esa realidad es más grave que en otros.
En Costa Rica, además, por su actual situación de déficit fiscal, las acciones podrían tener un impacto positivo para tratar de bajar dicho déficit, equilibrando un poco más ingresos y egresos.
Sin embargo, la existencia de productos ingresados al país de forma ilegal ha creado una cultura muy negativa en algunas personas de la sociedad, quienes se han acostumbrado a adquirirlos pagando un poco menos.
Estos, en realidad, también están contribuyendo a conservar y aumentar el problema.
Las acciones anticontrabando deberían enfrentar el problema de forma integral, llevando a cabo una campaña nacional que busque la comprensión, por parte de la ciudadanía, de la magnitud y consecuencias del problema, a fin de producir un cambio en esa cultura.
Si se demuestra en un próximo gobierno, que los dineros públicos no se desperdician ni desvían, habrá mayor disposición de la gente para abandonar las compras de productos de contrabando.






© 2022 Republica Media Group todos los derechos reservados.