El mayor bajista del mercado proyecta un 2016 con malas noticias
Enviar

Uno de los bajistas más grandes del mercado dice que habrá más malas noticias.

La caída de los precios de las materias primas es una señal del debilitamiento de la economía de China, que provocará más devaluaciones desestabilizantes del yuan, dijo Jeffrey Gundlach el martes durante un webcast sobre perspectivas del mercado. Las iniciativas de la Reserva Federal (Fed) para subir las tasas de interés están combatiendo una inflación inexistente y perjudicando el crecimiento del PIB, dijo él, y agregó que las bolsas seguirán a los bonos con rendimientos altos en su caída y que los precios bajos del petróleo podrían generar inestabilidad política.

“Este es un mercado de preservación de capitales, no un ambiente para ganar dinero”, dijo Gundlach, cofundador de DoubleLine Capital, con sede en Los Ángeles. En lo que a crecimiento económico respecta, “2016 no luce tan genial, posiblemente”.

Gundlach, cuyo fundo DoubleLine Total Return Bond Fund, de $52.300 millones, superó al 94% de sus colegas seguidos por Bloomberg el año pasado, viene haciendo sonar las alarmas hace meses y diciendo que la economía está demasiado floja para subas en las tasas de interés. El crecimiento mundial podría desacelerar a 1,9% este año y la producción industrial de Estados Unidos ya está en recesión, dijo él durante la llamada del martes. Gundlach estimó las probabilidades de una recesión en cerca del 50% si el sector de servicios continúa cayendo.


Predicciones

Los mercados accionarios probablemente sigan teniendo dificultades a comienzos de 2016 antes que surja una “oportunidad de compra” más avanzado el año, dijo Gundlach. También es probable que continúen cayendo los bonos con rendimientos altos en la primera parte de este año en tanto crecen las amortizaciones en los fondos de cobertura que utilizaron apalancamiento para invertir en ellos, según Gundlach.

La Fed señaló en diciembre que podría aumentar las tasas de interés cuatro veces antes que termine el año.

En vez de tratar de adelantarse al mercado respecto a la deuda a largo plazo, Gundlach dijo el martes que planea esperar y ver si sube o baja la tasa para el Bono del Tesoro de Estados Unidos con vencimiento en diez años.

“No hace falta intentar predecir una dirección ahora mismo”, dijo él. “Si se mueve, se moverá mucho y vamos a adoptar una estrategia de seguir la corriente”.

Los precios del petróleo, que cayeron a los valores más bajos en doce años la semana pasada, parecían haber tocado fondo el martes y podrían volver a US$45 por barril, dijo Gundlach. Sin embargo, una recuperación semejante de los precios no bastaría para salvar a las empresas de energía con altos niveles de apalancamiento, lo que provocará más impagos de créditos, según Gundlach.

Las materias primas podrían estar tocando fondo en tanto el oro da señales de aumentar, dijo el gerente de cartera. Gundlach dijo que proyecta que el oro alcance $1.400 por onza.

Hace un año, él predijo incorrectamente que el precio del oro probablemente subiría, una de las pocas proyecciones en las que se equivocó. En enero de 2015, Gundlach vaticinó correctamente que los precios del petróleo caerían, los Bonos del Tesoro de Estados Unidos no presentarían grandes cambios, la inflación no se materializaría y la deuda con rendimientos altos enfrentaría dificultades debido a la caída de los precios de las materias primas y la energía.

Ver comentarios