Enviar

Cuando hacemos las cosas bien, obtenemos el éxito deseado. Cuando esto no ocurre, es que prevalece el desinterés o un interés contrario

El interés de innovar

El quinto lugar en el continente es la posición que Costa Rica ocupa actualmente en innovación. Eso se debe a la eficiencia con que se utilizan los recursos destinados a ello.
Así lo destaca el Indice Global de Innovación 2012 del World Intellectual Property Organization.
Son buenas noticias, sin duda. Cuando hacemos las cosas bien podemos cosechar estos alentadores resultados. Nos aventajan en el continente solo Estados Unidos, Canadá, Chile y Brasil.
Si valoramos la importancia que tiene la innovación en un país para el crecimiento de su economía y para su prosperidad, vemos que es relevante la noticia de que el nuestro haya logrado mantener la posición que tiene en el continente, a pesar de que enfrentamos un deterioro en indicadores básicos como las difíciles condiciones para el crédito y el nivel de inversión.
Esto indica que es ahí precisamente donde se debe centrar una parte de la atención no solo para mantener la actual posición en el ranking sino para mejorarla.
Si bien es cierto que algunos países nos aventajan en el continente, es en otros lugares del mundo donde están los que mejor lo hacen y hacia donde debemos mirar para aprender de esas experiencias.
Suiza y Suecia son las naciones que mejor utilizan sus recursos y que más innovan, seguidas por Singapur, Finlandia y Reino Unido.
Sin embargo la mejor lección que podemos aprender de esta buena posición que hemos logrado mantener en innovación es, como lo decíamos al inicio, el hecho de que cuando hacemos las cosas bien obtenemos el éxito deseado.
Esto obliga a preguntarse qué pasa entonces en tantos otros aspectos en los que no logramos ese triunfo. Es claro que a pesar de ser un país pequeño y en vías de desarrollo podemos alcanzar las metas necesarias para que nuestra población mejore en forma constante su calidad de vida. La respuesta es bastante obvia: no hacemos las cosas bien.
El no hacer las cosas bien suele tener dos grandes causas: no desearlo (falta de interés) o tener intereses contrarios. Analice usted cuáles pueden ser las razones para que en Costa Rica se hagan tantas cosas mal. En innovación, al menos, hemos logrado éxito por la eficiencia con que usamos los recursos destinados a ello.






Ver comentarios